domingo, 28 de agosto de 2011

Órdinas (20)


Un estado de ánimo descompuesto,
relativamente anárquico,
produce un residuo, más o menos tóxico,
dependiendo de las necesidades de energía
que esta sociedad caprichosa demande.

2 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Más que residuo tóxico yo le llamaría cabreo permanente,mala sangre y mala hostia. Besos.

tomas rivero dijo...

Lo que yo decía, residuo tóxico.
Pero volvemos a lo mismo: el sistema sabe usar esos residuos. Los residuos se dejan hacer. los residuos tóxicos dicen que Eugen Berthold (Bertolt) Friedrich Brechter (Brecht) Han Culen, era un autor de teatro, como su extenso nombre indica. Así que cuando les toque a ellos, le van a partir los morros al dramaturgo.