domingo, 29 de abril de 2012

LIMPIEZA

Dispuso el hombre en orden las cosas de la casa,
disputó a los minutos urgencias
siendo minucioso en sus devaneos con las huellas
que el polvo recoge,
o con algunas mujeres
que le trajo el recuerdo.
No queriendo dejar defectos
que a los demás sirvieran de coartada
lavóse se afeitó se vistió con muda limpia
por tanto
abrió la espita del gas usando para ello
guantes de goma o látex.

Otros como siempre dispusieron del cuerpo.

Citas desinteresadas

“Y un poeta sería muy tonto si creyese hoy que un verso va a cambiar el mundo.”
-Luis García Montero-

sábado, 28 de abril de 2012

Este blog cumple 2 años. Howlin Wolf: Red Rooster

Howlin Wolf, Eric Clapton, Steve Winwood, Bill Wyman, Charlie Watts, Hubert Sumlin, Jeffrey M. Carp, Ian Stewart, Lafayette Leake, Phil Upchurch, John Simon.  Verano 1971. Londres. Olimpic Sound Studios.

Hace unas horas, ayer día 27, este blog cumplió dos años. Me gané un blues y lo comparto con todos ustedes. Salud. GALLO ROJO.


viernes, 27 de abril de 2012

Comienzacaba

Comienzacaba después de la tormenta
un ruido de humedad en la paja mojada
que llega desde el campo próximo
y penetra por la ventana abierta de tu casa,
tu casa que es tu casa porque dentro de ella
habita ese dulce olor a paja mojada,
la humedad que deja la tormenta.
Es la hora te dices de bajar a la calle,
caminante de calles o paseante de aceras,
caminas por el barrio, la ciudad queda lejos,
se ve a lo lejos la ciudad,
y en esta oscura plaza hay abierto un garito
donde tomar una copa dos copas un tercer trago,
siempre preciso para acabar el paseo
o destilar un secreto
y regresar de nuevo a la humedad que dejara
la tormenta,
tu tormenta,
la de siempre,
la tormenta que vive contigo
y que una y otra vez
apaciguas en sus brazos,
sus besos, sus caderas,
y que ella te perdona con una caricia
porque tú siempreregresas.


jueves, 26 de abril de 2012

Punto de fuga


Cuando fui pasto de las llamas no fui otra cosa,
ni reloj ni cuchara ni tiempo ni hambre,
fuego atizado por el viento.
Fui punto de fuga,
ese secreto que los pintores dejan en los cuadros
para escapar en caso de miedo,
esa necesidad que tienen los cobardes
a la hora de reconocer
que en cierta soledad,
a eso de las doce en adelante
se le aparecen voces
es decir versos con cadenas
que vadean vade retro las alcobas
embozados poemas de la noche
que van escribiendo con pinceles sordos
por paredes y techos el su miedo.

Cuando fui pasto de las llamas
veloz corrí por el bosque,
fui punto de fuga en la enramada,
no dejé atrás jirones
ni de mi tiempo ni de mi hambre.
Huí por aquella deserción o derrota
también llamada puerta,
otrora arcada
que me ofrecía el futuro,
jamás parecido al horizonte.

Tan solo grité en el último instante:
la boca la boca ignorante que yo beso,
las palabras que pronuncias
para que no sea un ciego de tus labios,
para que no esté sordo. Y te nombro.
Doy un nombre a las pronunciadas palabras.
Dichas así, con un asterisco que toma nota
de irrepetibles nombres
que me acompañan en la huida.

Pata Negra

Blues de la Frontera. Raimundo y Rafael Amador. Las tres mil viviendas de Sevilla.
"Bluslería", llamaron a este flamenco-blues.
Me voy "pa" la frontera.

martes, 24 de abril de 2012

Soledad


Sobre el tapete de hilo dulce hecho de azúcar
y flores amasadas con jazmín y leche
se fue depositando una sombra
que llegó caída de una penumbra ácida
y fue cubriendo la mesa de polvo amargo.
Y el tiempo no sabiendo contar las horas
los meses o los años
se fue aburriendo en el zócalo azul
de la fría sala
en la tristeza gris de aquel abandono
muriendo de pena con la llegada de la noche.
Una voz oscura reina ahora
en la hermética soledad
de los armarios.


lunes, 23 de abril de 2012

Balada de Madrid

Este blues es para mí. Para mí y para posibles cómplices. Moris. 1978. Daba gusto: todos eramos poetas y pobres como ratas. Algunas aplaudían a nuestro paso. Y yo repartía poemas en las esquinas, que eran encrucijadas. Los poemas y las esquinas. Y yo era un poeta crucigrama de pasos prohibidos, esos dónde las cebras eran usadas como pasos de cadáveres pisoteados.
Y llovía. Incluso en nuestros corazones. Daba gusto.

HOY ES EL DÍA DEL POETA. HAGAN VERSOS. LIBEREN A LOS PÁJAROS


sábado, 21 de abril de 2012

Itinenarios

1
Aún te miro. Anoche me quedé un largo rato mirándote
mientras dormías.
¿Era ternura porque aún te quiero?
Pasan las noches demasiado rápidas,
los días no pasan.
Fui a la cocina y me puse una copa.
Y ya no quise mirarte más.
La ternura con el alcohol se fue calmando.
Una soleada tersura fue creciendo por dentro.


2
¿Qué hace un hombre con el corazón roto?
¿Pegarlo? ¿Conseguir uno nuevo?
¿Llorar angustiado? ¿Pedir socorro?
Limpiar la sangre con higiénico esmero,
hacer coincidir los grumosos coágulos
con copos de nieve reumáticos y serios.
Y tener un caballo siempre dispuesto
para la pradera que puso Kafka.

21 DE ABRIL

HOY ES EL DÍA DEL LIBRO. NO LEAN.
COMPREN ANÉMONAS.


Escribano

Y yo que soy vano y ordinario
vengo de una hoja caída de un árbol
un otoño cualquiera encerrado en el bosque.
Una hoja que voló arrastrada por frías ráfagas inútiles,
llevada por hombros y cinturas de afanados transeúntes.
Sopla el viento,
un corazón de vendaval a mí me dicta,
y más tarde vendrá otra mañana soleada
y todo será como un número de magia
que pasará imperceptible sin que nadie se dé cuenta.
Y yo que vengo de una hoja caída un otoño cualquiera,
te pregunto:
escribano dime ¿qué vas a decir de mí
cuando mis ojos no te lean?



viernes, 20 de abril de 2012

Del sur

Rafael Riqueni y Javier Vargas. Más sur. Aunque esté rayado unos cuantos segundos (4:18-5:02)
Y aquél "Área Reservada" magnifica. 

Citas desinteresadas

“Cuando alguien moría, la noticia pasaba, de vecino en vecino, hasta el final del pueblo
 y el último en saberlo salía hasta el camino para contárselo a una piedra.”
-Julio Llamazares- (“La lluvia amarilla”)

Colada

Sobre blanco y rojo ciñéndose al jabón
ella va dejando espumas
que purifican el duelo.
Descubriendo su sangre
lava
mirando el público derrame
del notorio amor celebrado
ya sólo agua clara.

Higienizada la afrenta
él
solo
descansa.

miércoles, 18 de abril de 2012

Pájaros

Pájaros guirnaldas y laúd
os he vuelto a ver.
De nuevo solos
como un yo simple
y blanco
sobre una alfombra verde.
Rodeados de árboles y algas
o muertos sobre la arena mojada
de una playa.
Y os he tirado un beso tan cálido
que habéis levantado el vuelo.






Claustro

Aquí en esta cicatriz
justo antes de que tú llegaras
había un orden establecido
donde el placer daba paso al dolor
con la prudencia inexacta
que la memoria usa
para saborear el último recuerdo
de cuando era una herida
recluida en mí 
y yo aún no la amaba
como ahora la amo.

El blues de las doce y dos minutos

Todo el mundo sabe quién es Les Paul, pues ella también. Ágil y hábil: Jennifer Batten.

sábado, 14 de abril de 2012

Abril. Siete, quince, catorce....



……………………………………..Pero atónito,
¿qué buscan –me pregunto- los ciegos en el cielo?



Charles Baudelaire nació en París, el día 7 de abril de 1821. Aquél día, fue un día despejado. Sin nubes. No había aguaceros que despejasen la futura muerte de Vallejo, ciento diez y siete años después, el 15 de abril de 1938. Así que el cholo se murió en París y no se corrió. A Baudelaire le dio lo mismo. Algunos poetas, por muy poetas, no se adivinan en el tiempo, los unos a los otros.

Hoy, 14  de abril de 2012, 191 años después, Baudelaire de no haber muerto, tendría un fuerte dolor de cabeza. Y le faltaría toda la dentadura. Tendría un blog que se llamaría Caroline, como su madre. Y nadie le querría publicar un poema. Es más, ni leerlos. Uno es víctima propicia de su tiempo. Entre el romanticismo y la cirrosis andas siempre muñeca. Perdón. Hoy 14 de Abril, viva La República. La República o un clavo ardiendo. O 81 años.
De blogero triste, Baudelaire, un día se pegaría un tiro. Y “Las flores del mal”, que tantos quebraderos de cabeza le dio al poeta, hoy que manipulamos el "adeene" de las rosas, para que parezcan melones, no tendrían olor y serían borradas del disco duro.

Y Théophile Gautier, romántico empedernido, viendo nuestra soledad de anacoreta, recitó estos versos de su amigo: “Tú sabes, lector, del sutil monstruo, / tú, hipócrita lector –mi igual-, ¡hermano mío!

Evidentemente todos sabemos a qué monstruo se estaba refiriendo Baudelaire: La Red. Que como esas redecillas goyescas que recogen el pelo, nos tiene recogidos también a nosotros, en un manojo de cabellos ensalmados. Así que el poeta de hoy, va de casa a la “performance”, que es como quedarse en casa, pero haciendo el momio en público.


Y yo, 191 años después, también me sigo preguntando, dónde mi hermano, mi igual.
Viva Charles Baudelaire. También él es espectáculo. Una forma distinta de mirarse en el espejo. Una forma meliflua de abrir el frigorífico, y cenar lentejas guisadas un 14 de Abril.
Mas le queda un campo sin explorar al poeta de París, el del proletariado de 2012, que ahora está en crisis como nunca, y posiblemente se quede flaco, melancólico y lacio: cerca por fin del romanticismo y sus aledaños, y todo por falta de papeo. No hay mal que por bien no venga.

P.D.

Tengo una edición de “Las flores del mal” del año 1966, (Editorial Mateu) traducción de Ana María Moix (la panzada de traducir que se pegó esta mujer) y un “come come”, como un hormigueo: ¿cuántas monedas de oro me darían hoy por ella, teniendo en cuenta la hermosura de sus páginas amarillas y la grasa dactilar, color marfil, que fui dejando en ellas? Pregunta cargada de inocencia. O no. 

jueves, 12 de abril de 2012

Citas desinteresadas

El vino entra en la boca
y el amor entra en los ojos;
es todo lo que en verdad conocemos
antes de que envejezcamos y muramos.
Llevo el vaso a mi boca,
y te miro, y suspiro.
-W.B. Yeats-



martes, 10 de abril de 2012

Zambra

Acaricié tu sexo. Lo hice desde una inocencia que presumía suavidad y mórbido deseo. Supuse que una leve y abultada hendidura, que se fue haciendo alargada y profunda, sería el camino que llevaría a mis dedos al abrigo hospitalario de tu alma. Tus ojos se aquietaron, y mis párpados cerrándose, apresaron tu mirada. Una vara de fuego comenzó a arder en mi espalda. Sé acallar tu necesidad. Ocupar tu vientre.
Toda concreción de la carne se anuda en mí. Todas las heridas para las reparaciones del alma se hallan en los pasos perdidos de tus muslos, entre ellos sé como invocarlos, como conjurarlos para que se aparten, para que dejen paso a esa agitación que necesito. Allí en un sólo punto, en un solo centro, el mundo se hace torpe, aprende, se enriquece, evoluciona. Allí viven, se reúnen, empiezan y terminan los caminos, todas las estrellas, los astros y planetas. Una galaxia cabe, nombra, acecha, gira y se expande entre reflejos de luces y sombras, se contrae y llora en tu túrgido y espumoso musgo, inocente a todas mis estrategias de seducción. Sedúceme alegre, a pesar de mis excesos, pese a mis recelos, hazme atractivo, señuelo, engáñame. He de ser grande allí donde otros se empequeñecen. Quiero que seas un ser menudo, inventado por este hondo sentimiento de silenciarte. Y  que me hagas mudo.


sábado, 7 de abril de 2012

El otro amigo

Él ha parafraseado prosas que jamás contaron
con la venia del otro. Se apropió del nombre
que usó aquél y prestó el suyo
para fingir que era amado.
Deseó la belleza como abismo insondable
permanecer atento al horror de allí abajo
al misterio que agota todos los sentidos
le tenía presto y próximo al fracaso
naufragando creía en la felicidad eterna.

Él habla con amigos los días de diario
los festivos los deja al albur
de cicatrices renovadas y jóvenes.
¿Cómo es la mirada del que ve pasar
dispersas gaviotas (su graznido de estaño)
mujeres con blusas de primavera
trenes cargados de hombres y lluvia
bolsas de frutas y flores
llevadas por manos hacendosas y púdicas?
Celindas azules
pues las blancas se fueron
ardieron en la noche
su color ilumina los rojos tejados
de la encendida ciudad.
Y duda cuando dice su edad
piensa si no será él
el que se está expulsando
de esa infancia infinita.

El vaho del otro
el mismo vacío
el flujo de las olas
su fuego de agua
va grabando contra las rocas
los rostros
de todos los ahogados
en la ciudad de acero y hormigón
en la ciudad de perros y miedos
que ladran su aullido de cristal
cortando el rostro pétreo de cobardes obreros
que drogándose al son
de músicas espurias
queman sus camisas
como antes aquellos otros
quemaron sus naves.

lunes, 2 de abril de 2012

Memoria

Huí de tu rostro dejé un aroma como un rastro
fui subiendo adentro de las cosas y de los otros
dejé un aire de mí en aquellas calles
que nos habían reconocido tantos días
cuando juntos parecíamos justos entrelazados
y nos miraban las palomas con su palabra muda
de pico romo
en aquel otoño habitado por hojas más que nunca.


Huí de tu rostro una sombra cualquiera
una tarde lluviosa
un otoño feliz
y recordé los libros
de infinitos poemas
y te besé despacio
para hacer memoria de cómo se besa
pues había olvidado que así se recuerda un verso
un nombre o un hombre
o un fracaso.

domingo, 1 de abril de 2012

Rory Gallagher : A Million Miles Away

Tengo los blues. Hoy tengo un blues tecnicolor. No es sólo azul. Este de hoy tiene una pena alegre.
El blues de hoy llega como siempre: cuando mejor le parece. Impuntual. Egoista. Y de la mano de un hombre que se entregó, Rory Gallagher.
Va por David.


Caracol