sábado, 31 de marzo de 2012

Diario

16 de agosto

Taller literario. Ayí donde se aprende a escribir la palabra allí,
y además la causa por la cual señalas o vas a dicho lugar.

19 de agosto

Al comenzar el día se acude a una cita, dónde sin lugar a dudas,
la mayoría ya lo tiene escrito.

22 de agosto

Como todo lo que es urgente, la urgencia se limita a egoísmos
de primer orden. Sobre todo esto último, el orden manifestando
la razón de los mecanismos, la razón de los engranajes: la grasa.


viernes, 30 de marzo de 2012

Alborada

Como una rosa pálida tu enagua de hilo lívido tu beso.
Sobre tu mano malva mi sangre de óleo blanco tus labios.
El mar azucarado de tu saliva la piedad el sagrado miedo.
El viento de tus mejillas acariciadas arrebol tu pecho.
La cálida lengua que delata el calor de mi alma el pozo.
Los cuerpos. Estos cuerpos de salinidad idílica
que sudan como espejos si se usan al amanecer.


El hombre ánimo

Yo era un hombre pálido y feliz
que vivía en el ruedo e inventé un idioma
y cabalgué de nuevo en cuadrúpedos
que consentían mi semblante de jinete.

Qué haces me dijeron qué dices qué sobras
o qué trajes pones en tu nombre
qué ácido que líquido agregas a tus letras
o a tu carne
al trote de esos hermosos cascos sólidos
en patas de potranco recio equino
que levanta su cabeza su energía
mientras frotas su abdomen con caricias del tobillo.

Yo era un hombre ánimo
que cavó sediento en la arena
tras un agua plácida que mojara
la soledad de mi rostro mis ojos cansados
el río de mis venas.
Que segué hierbas plantas y malezas
abriéndome paso por sombrías cañadas
algún valle
yo era casi un jinete pálido
con pie de gaviota asentando huella de granito
luego fósil
otra piedra un poco de ceniza
quién sabe
yo era un hombre laxo
pendiente de un hilo casi siempre
con un poco de sangre en la punta de la lengua
para desoír la sal de los párpados
o el ojo universal que espiaba mis pasos.

Yo era un hombre péndulo
al final un hombre cándido
que vivió sobre dinamitas
estruendos o explosionando humedades
lágrimas y lluvias por igual
en rápidas torrenteras
arrastrado fui por rabiones
y en la mar dejé mi perfil
ese gen peculiar de ballenato
o delfín escualo tiburón mamotreto
de fauces descomunales
lánguido pececillo indefenso
a la deriva de los siglos.

jueves, 29 de marzo de 2012

Blues: Beth Hart and Joe Bonamassa - Your Heart is as Black as Night

Este blues es para "celebrar" que esta huelga no ha servido para nada: siguen mandando los mismos. Y todo el país respira la normalidad de los cándidos, por los cuatro costados.
Mi corazón y la noche son negros. Como esta huelga que sirvió para ver que nuestras vidas valen menos que el orín de los perros, que dijo Don León Felipe. Ya no hay locos en España, ya no hay locos:

Cuándo se pierde la razón. Cuándo. Si no es ahora,
ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos
que el orín de los perros;
si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos,
infinitamente menos categoría que el estiércol;
si no es ahora...¿cuándo se pierde el juicio?

La poesía limpia y necesaria, nos debe llevar a la salvación de las miradas. Tan limpia y necesaria para salvarnos. Vamos a mirarnos.

Vámonos.



miércoles, 28 de marzo de 2012

Púber

La métrica del paisaje en nombre de la luz
las esporas de marzo
en nombre de la primavera,
esa niña asustadiza que investiga
números extraños en su pubis,
garabatos negros,
álgebra de dulce tacto,
un crucigrama que la altera
o la alza
por sobre estigmas,
caléndulas, geranios,
anémonas en llamas,
flores secretas,
poema épico que la arropa,
la tela íntima que la ansía,
el amor de los perfumes,
la tibieza de las maderas,
el algodón que la abraza.
Niña asustadiza que investiga
y halla y logra y quiere
y va y se encuentra 
con un poeta que duerme
a los pies de su cama
haciendo alardes y algunas
filigranas.


Secuencia: perdices de enero en los rastrojos de Móstoles. Consecuencia: Viva la industria. Y la Huelga General




El roto (cunetas)

lunes, 26 de marzo de 2012

Amiga

Amiga, si tú también quisieras
habitar calamidades, uvas negras,
felonías, melocotones,
comer conmigo anchoas, recitar a Vallejo,
hacer lentejas, beber vino,
pensar que ya nada puede
remediar el desastre de esta loca vida,
mastodóntico siglo XXI dispuesto a todo.

Si tú también quisieras, amiga, recordar conmigo
que mi madre cantaba, recitaba
y soñaba con el aire,
-a veces sus manos limpiaban mi mirada-
Recordar, junto a este ventanal o tranvía por el que pasan
los últimos recuerdos bañados en aquellos
delicados manjares.

Si tú también quisieras recordar, amiga
que la vida es la vida,
como lo es un paisaje cualquiera
repleto de trajes;
y que hoy frágiles y desnudos
tiernos o mansos
vamos tocándonos
en un dulce viaje
que nunca termina.

Neruda

















No basta conformarse con la acción devastadora de los cerezos
en flor en los corazones de los enamorados. A veces, muchas
veces, estos salen a la calle y lo gritan. Tal vez para que les miren,
o los envidien. O los quieran.

jueves, 22 de marzo de 2012

Un blues para dos morenas

El blues de hoy llega con sonido casi primaveral.
El de hoy se baila. Donde los brazos de él y la cintura de ella te lleven.

Aviones de papel

Miro a todas partes. Te busco.
Tengo una profunda,
larga y permanente melancolía.
Me ahogo de un excesivo no de ti.
Temprano hoy, he duchado mi cuerpo,
lo he enjabonado frenético
y por tres veces lo he aclarado
como negándolo de miedos y dudas,
el agua llevándose,
junto a tu ausencia , la sal de una lágrima.

He lavado mis testículos indefensos,
los he frotado con rabia,
con la embriaguez de una huida.
Me duele el sexo, me duele su soledad.
Su presencia de horas. Su espera.
Su tiempo de iglesia,
postrado en oración.
En un ruego. El clamor de una exigencia.

Pienso que mi cuerpo envejece;
de prisas, de vamos, de vengas.
Envejece si tú no lo miras,
si tú no lo tocas, lo quieres,
lo besas, lo ennobleces.

Y cada vez que descubro alguna parte aún bella,
en algún lugar inocente de mi carne,
creo que llegarás tarde si no me precipito,
si no voy urgente a despertar tu necesidad de mí.

Hay un sonido, una palabra en el viento.
Saldré a pasear, a distraer tu recuerdo
en las cosas distintas o tal vez cotidianas.

Seguirás mirándome, lo sé,
y yo fingiré que no te veo,
que miro a un niño o a un pájaro.
Que veo en el cielo aviones de papel.



Au Lait: Pat Metheny Group



La poesía

Ayer fue el día mundial de la poesía.
No vi cambios en los escaparates.

martes, 20 de marzo de 2012

Si los pájaros hablaran

1


Y se hace el amor
se hacen los besos
y se van los cuerpos
pero ella siempre se queda
como un golpe de huella
grabada en la piedra granito cenital
del universo humano
y caen desde inconfesables alturas
lágrimas sobre mi carne
mi espasmo
mi ella
que llegó como una tormenta imponiendo
el ruido de su personalidad
introduciendo en la cerradura de mi carne
la llave de su corazón
y comenzó el sonido de ciertos abanicos
a levantar con sus brisas
cifras donde giraban los besos
pulsos encendidos
cartas esquelas envíos mensajes noticias
todo corría
aconsejándonos no dejar pasar el tiempo
que tanto trabajo nos había costado traer
desde el desván del pasado
hasta las zonas que eran nuestro desierto.

Yo acariciaba el barro.
Los pájaros enmudecían.
  
2


Pero si los pájaros hablaran
nos anunciarían la lluvia
que tú estás fresca y nube
y vienen aires húmedos.
Si lo pájaros hablaran
nos anunciarían la lluvia
que su sonido de agua pronuncia
la palabra arboleda
los nidos
el lenguaje del canto
en su batir de alas.

lunes, 19 de marzo de 2012

Huelga general






















La Huelga General, no es lo que era. Antes, cuando los obreros eran pobres, una Huelga General daba gusto: derribaba un régimen. Hoy una Huelga General no derriba nada. Derriba ilusiones. Las ilusiones que nos hicieron tener. Esos pasos de magia: nada por aquí, nada por allí; y donde un trabajador imita al conejo de la chistera, volteada una y otra vez, por las hábiles manos de un mago burgués.

Hoy una Huelga General, es un pacto de amistad y buena concordia. Es una huelga educada. Es esa ponderación que se les pide a los obreros, que deben tener, imitadores exactos de los defectos bellos de la burguesía. La escolástica, joder. La escolástica. ¿Que no les enseñamos suficiente?

Incluso pareciera que el sistema, o los empresarios (¿no es lo mismo?) necesiten una huelga para identificarse con sus explotados. Tú me haces una huelga y yo te descuento el día. Se acoplan. Se unen, se desean. Y vuelta a empezar. Hay  amores que no matan. Y explotados y explotadores se extrañan. Se quieren.
El próximo día 29 todos a la huelga. A ese onanismo de trabajadores tristes. Solitarios. Incapaces de follarse a Dios.

Una Huelga General, tal como está el patio de las emociones melifluas de los trabajadores, tendría éxito de la manera siguiente: (los poetas tenemos alternativas, ¡eh! acojona que los poetas tengan alternativas) Todos los jueves que Vallejo cifró como precisos para miércoles estáticos e incómodos, (¡Oh alma! ¡Oh pensamiento! ¡Oh Marx! ¡Oh Feüerbach!) huelga general.

Voy a repetirlo, por si me enredé de rosas trepadoras: TODOS LOS JUEVES, HUELGA GENERAL.
Será entonces cuando empezaremos a hablar de algo. Se imaginan al empresario: “Hombre siéntense, qué desean. Era broma”. Y a nosotros: "Que va, de pie".

¿Por qué ese día, un jueves? Porque es nuestro. Porque forma parte de nuestro tiempo de esclavos y de trabajo. Y de dudas metafísicas. Porque está en medio de la semana y no levanta sospechas: "estás en el medio, como los jueves". Y porque necesitamos un jueves primordial. Lo dice Vallejo. Y porque hemos superado al puto burgués por la izquierda.

Venga. Mañana es primavera. El Corte Inglés se hunde. Compro allí. En mi ventana caen copos.

Tribus

LECCIÓN 11 

Hoy no es el día del libro. El próximo día 23 de abril, sí.
Los catalanes en esta fecha suelen vender alrededor de seis millones de rosas. Qué dolor. Tantos rosales amputados. Imagino una pradera de seis millones de rosas. Una pradera en América, donde a lo largo y ancho de ella cabalgan indios cheyennes, comanches, arapahoes, sioux, navajos, apaches, cherokees, shoshonis, semínolas, pies negros (black foot), hollando seis millones de rosas. Los cascos de aquellos caballos montados a pelo, resbalando sobre pétalos de rosas y al grito de: ¡¡Por Manitu!! Aquellos hombres con sus pechos sembrados de pájaros, galopando las praderas, el viento en la frente, pensando la vida, la libertad.
De haber sido así, como lo cuento, ahora existirían ellos y no los malos.
¿Qué libros leyeron aquellos indios sobre una alfombra de rosas?

domingo, 18 de marzo de 2012

La cal, la cicatriz: la duda

Estrellas

De ébano sediento está hecho el nudo magistral donde las estrellas giran. De polvo de estrellas son las ocultas maderas, que fósil esculturas, se inician bajo tierra o bajo aguas, allí donde el magno fuego se recrea, las oprime, las compacta o las reduce. Y un día, ya por fin, comparten nuestra ácida armonía, adornan, con otros ornamentos, la devastación interior.



sábado, 17 de marzo de 2012

Citas desinteresadas

"Como a un empresario de aquí le digas que tienes estudios,
se piensa que eres muy listo y no te coge".
-Raúl Silva- (El País, 14 de junio de 2007)

viernes, 16 de marzo de 2012

Tengo un blues

Tengo un blues. Gigante. Arrastrándose
por trincheras. Desesperado.

Son la 17:20  en todas partes del planeta.
Lo poetas dormitan en brazos de un amor
blando y dulce. Casi burgués.

Nada como la felicidad gris de un blues.

La galaxia continua sola y en silencio.
Aquí abajo alguien dispara contra las nubes
desde un revólver oxidado de aguas.

¡Viva Vallejo!


morir

¿Cómo será mi muerte,
será azul o pan
agua libre o tren.
Será nieve verde o mar
un árbol talado de maderas,
un libro desgajándose de hojas
aquellas glicinas llevadas de lluvia,
sus pérgolas tristes e ineficaces?
Cómo.
Me pregunto cómo.
¿Junto a ti entre poemas y besos?
Tal vez en un atardecer templado de cerezas
y al paso de alguna golondrina.

¿Cómo dejar de ser
para vivir en tu corazón?

   Polonaise: Shigeru Umebayashi

jueves, 15 de marzo de 2012

Blues tirado

El blues de hoy viene en hora punta. Viene tirado. El tipo (No sé quién es. Debe ser poeta) como el blues, está por los suelos, y es un músico a ratos magnífico. No porque toque bien o mal. Es que toca muy bien, y si al caso viene,  finge muy bien que es un músico bueno.
Y eso lo mejora. El sonido es malo. Como debe ser. Paris. Toma uno y toma dos.

De aquel amor me quedan estos versos

…de aquel amor me quedan estos versos
- Jesús Munarriz -


De aquel amor me quedan estos versos
estas torpes ausencias de vanos esmaltados
este paso incierto de sirenas varadas
de bocas amargas y balcones a la noche.

De aquel amor sin alivio de malvas
me quedan estos versos 
y estoy dispuesto a dártelos
llevarlos a tu casa dejarlos en la mesa
pedirte que te quedes por favor no te vayas
rogarte dame un beso si lloro no es por nada
o quizás por la lluvia o tal vez porque fuimos
líquida causa enamorada
heroicos transeúntes
en el resbaladizo y barroco poema
lo que no desmerece
esta historia nuestra tan de invierno
o tal vez porque llueve
y nunca escampa.

De aquel amor me quedan estos versos
que ruedan como piedras
o vuelan como plumas
o son papel mojado.
Estos versos que no me cuestan nada
si acaso un arañazo que deja algún pasado
y cura en cicatriz con el paso del tiempo
del tiempo inacabado.

martes, 13 de marzo de 2012

In The Mood For Love

Nos vamos de blues. Tengo el corazón lleno de música. De luces.
Acabo de inventar la noche. Y padezco de un recuerdo de memorias
apaches, cuando rastreaba los velos de la niebla tras el perfume de hembras
silvestres. Y en las aceras encontraba farolas abrazadas por amantes
eternos. Sus besos de tiempo deslizándose en mis pasos perdidos.
Nunca conseguí encontrarte.

Y de los bares abiertos salía un rumor de palabras que siempre
eran poemas.


lunes, 12 de marzo de 2012

No te desnudes todavía



A Pilar.


Hacía unos veinte años que no escuchaba esta canción. Y de repente esta misma tarde, una conversación con una persona, me la ha recordado. ¡Coño, si nos desnudábamos!

Era acojonante. Desnudarse. Pasé una tarde follando con esta canción. Después de una mañana de domingo en la que habíamos enterrado a un muerto víctima del franquismo, o la democracia burguesa, tanto da. A un muerto que el día anterior había estado follando con esta canción. Un muerto amigo. Un muerto que resulta que era un hombre vivo. No te desnudes todavía. No te mueras aún.

La pérdida de la vida. El miedo hacía que nos abrazáramos, el miedo a morir al día siguiente. Desnudarse. Cuando no teníamos nada. Nada que quitarnos. Ni un hilo ni una espuma ni un jardín ni un beso pequeño. Nada. Ni un jilguero ni una seda ni una moneda ni una noche de amor. Ni una blusa ni un calcetín ni una almohada. Nada. Sus bragas eran transparentes. Nuestra alma lo era. Nuestro vientre, azul como una selva verde. El sexo, brutal. Exigente. Doloroso. Amábamos en silencio. Mudos. Nuestros orgasmos amordazados. No te desnudes todavía. No gritábamos de placer. Llorábamos. Allí estábamos frente a frente, tan tristes. Tan humildes. Hijos de una felicidad nueva. Tontos. Pobres. Sin nada. Tan sólo el deseo de no morir. De permanecer en el recuerdo. Que alguien nos recordara. Nosotros los desnudos. A veces como pájaros. A veces como un pañuelo blanco, recogiendo una lágrima sucia.

El poder de mirarnos. Eso es lo que nos dejaban. Mirarnos desde la ausencia. Desde un vacío particular. Mirarnos con la yema de los dedos; rozarnos, y tocarnos con los ojos. Y pasar desnudos por una tímida desnudez de años. La desnudez de nuestros abuelos. La desnudez de nuestros padres. Allí éramos responsables hasta la médula, de la desnudez de nuestros hijos, que empezaban a ser engendrados bajo las palabras y la música de Aute: No te desnudes todavía.

Aún somos desnudos. Frágiles desnudos. Con un cristal anudado al corazón.
Treinta años después aún sigo amando. Amándola. La quiero desde su   desnudez universal. Desde el miedo a no permanecer.

Libertad

Monto un caballo cojo y ciego.
En la noche negra lo anima mi fusta.
-Hsu Chih Mo-

Peregrino y vagabundo
enemigo negro vagando
errar era
un punzante dolor en el costado
una fusta de tenso amor.
Falto el aliento
la mirada cansada ve
las ciudades borradas del paisaje
ahora que toda la tierra
recuperó los caminos
esas veredas únicas
solo para equivocados.

Lejos de ti una manada roja
de cascos lame las laderas
la calma se transforma
y bajo el sonido de la lluvia
los caballos felices
inadvertidos gritan
la proximidad
de las extensas praderas.

Su loca felicidad de libertinos.

domingo, 11 de marzo de 2012

Teatro

Obra en un solo -brevísimo- acto

Personajes:
                                   Jose
                                   Tomás
Actores:
                               José Horacio Martos
                               Tomás Rivero Fernández

                     *******            *******                   *******


Se levanta el telón. Interior. Cualquier interior. Todos los interiores son iguales: su cocina, su baño, su televisor de plasma: a qué sangre corresponde su televisor?
Un día cualquiera. De lunes a domingo, cualquier día parece oscuro. Menos a los pájaros, que cualquier día les parece luminosamente único. No hay público presenciando la escena. Nunca hubo público, que a la escena incorporara su miedo.
Dos personajes con cara de Beckett. Dos proletarios incrédulos, con gesto de presos, parecen despedirse.

Jose: .- A ver si me escribes.
Tomás: .- No tengo tu dirección.
Jose (resuelto): .- Apúntala.
Tomás (tras una pausa, se palpa las ropas): .- No tengo bolígrafo.
Jose (gesto de fastidio, se palpa las ropas): .- Es igual. (pausa) Yo no tengo dirección.

Silencio. No hay aplausos. Cae el telón. Siempre cae. Comienza la huida.

Una flor para ella

sábado, 10 de marzo de 2012

Dos poemas nocturnos, cuando apenas queda tiempo para salvar el pellejo

El lobo se comió los parpados
y los ojos de la luna se cerraron
sin ventanas al mar.
Algunos buques de la flota mercante
echaron anclas de morfina
en aguas internacionales
y la amapola roja
que creció de envidias
junto a su hermana blanca
como una gota de nieve
vió que ella era una gota de sangre
en una pradera con ojos
que envidiaba el azul del mar
o los parpados dormidos del lobo.


Salí a mear al parque
donde orinan los perros
fumé mirando al cielo
la noche la galaxia de leche
y te vi fornicar con ángeles
con penes de algodón azul.
Tomé fresas con miel
aprendí que tus bragas
eran comestibles
y dormí sobre tu pubis
de garabatos y cobres.
El vello de braille de tu sexo
esa noche recitaba a mi oído
poemas rancios de Michi Panero
que dejó sin cotejar
un rato antes de morir.


Y te amé, te amé tan desesperadamente
que te llamé por tu nombre, sabiendo
que los nombres que se nombran
acuden siempre con el nombre de otra.   

viernes, 9 de marzo de 2012

Pérdidas

Ya no poseo aquella belleza fea y salvaje
que me hacía necesario.
He perdido el encanto de potros y jaras
que me hacia incontestable.
Estoy lacio como hoja de lechuga muerta
y mastico las flácidas horas del feliz desenlace.

Ya no robo libros de sobrias librerías
ni busco músicas más allá de los altares.
Ya perdí la elegancia
la altiva majestad
de despojar vinilos elepés
de peligrosas tiendas diáfanas.
Hacer aquí algo hoy resulta peligroso.


Todo está bajo sospecha
aquí no se fía nadie de sus zapatos
y mira a sus espaldas
si es él el amigo aquel que le persigue.


Sabemos que siempre será tarde
para pagar tanta deuda.
Me han dejado solo
aquellos cobardes
que antaño fueron héroes
y que entonces estaban valientes
por que eramos muchos
en las calles y plazas
y detrás de las puertas.


Desde esta desolación
me subo a las terrazas
desde ellas veo caimanes
abrazándose a pupitres
que van tomando tierra.


El cielo se cubre de caínes
manzanas y cebollas
de senos y chisteras
culebras encendidas
y una mácula impura
de nombres negros
mortales
con azogue de vulgo.


jueves, 8 de marzo de 2012

Libro de escorzos

Mi querido amigo y maestro, Juan Quintana (Villanueva de la Serena. Badajoz. 1945) dejó toda su obra inédita, si exceptuamos una novela corta y un libro de poemas. El resto permaneció en cajas de madera y cartón.
En una de esas cajas estaba y está, “Libro de escorzos”. Con prologo de Félix Grande y epilogo de Florentino Huerga. El cual a punto estuvo de ver la luz en una editorial llamada Marte Ediciones.

Una vez más y sin que sirva de precedente, (me gustan los precedentes) se cuela en este blog, como ya a pasado en alguna ocasión, un poeta imprescindible. O como diría él: “Prescindible, ya que nadie echa de menos, lo que no conoce”. Torpes fallos de nuestro “yoísmo”. Yo, yo, yo. Los poetas estamos empeñados en extrañar siempre, lo que no se conoce. Yo, sin ir muy lejos, soy un ignorante y echo de menos la sabiduría que no tengo.

Les dejo una parte de esos poemas dónde el poeta dice, a qué se debe uno. En literatura, que es a lo único que uno debe deberse. Aunque redunde. O tenga deudas.

………………………………………………………………………

desde luego si partes del absurdo y con tal material
pretendes hacer literatura fascinante
con sabores de endecha u olores a elegía
puedes desde ahora considerarte vencido
                                        o más aún
pisoteado por la rebelde red de los vocablos
                                             he aquí
la causa de tanto fracaso anterior y posterior
ya dado como alimento a los necrófagos
                                       bueno está
no caigamos en el manoseado dogma de que el verbo poético
precisa ser conmovedor
                       carajo
                              obvio es
que suele añadirse más retórica para obtener el resultado
que otros nombran poesía modosamente
                                     pero hablando de ello
las mil definiciones que lacran el producto
no demuestran ni un ápice si particularmente
suma felicidad al ser que porta el alambique
                                             y más aún
no existen estadísticas precisas sobre si el fino género
suele ser privilegio de una clase social determinada
y llegando a este punto bien están los gusanos devorando
papeles que a la historia del hombre nada restan ni añaden
y cuya trascendencia tal vez sea menos válida
que el éxito rotundo de mark spitz en la enésima olimpiada
donde otros nadadores fueron bueyes de plomo

(mas hablando de gusanos dignos sean
                                     sobre todo
si abriendo en milésimas el torso ya no ceden
y cúrvanse dejando en cada hoja su indivisible baba
                                                   pero
no olvidemos que existen especies mercachifles
utilizando guaridas de finísima seda así que deja el lío
y aclara de una vez tus pensamientos
                                     has querido decir
dignos sean los gusanos que laboran sin interés preciso
v.g. el gusano hombretón que suma y sigue
el que labora y no conduce a nada
                                  simplemente
el gusano que llamas tu gusano)

De “Libro de escorzos”. Juan Quintana.

Anuncio

Huelo a J.P. Gaultier.
Rojo.
Pantalón de marca.
Año de nacimiento.
Camisa de lino
sobre un pecho profundo
cubierto de ramas.
Torpeza en el andar
por las cosas de la vida.
Un puño en las ojeras.
Las fábricas al norte.
Tus piernas siempre al sur
ese sur que me agota
dejándose habitar.
Año 2012.
Sólo los tipos de mi edad acariciamos óleos
de Tanguy y fornicamos
con las notas de Vini Reilly.*

Y fui tan ágil que derribé un régimen.



*Vini Reilly: http://youtu.be/7W3lM_jyriw