lunes, 30 de diciembre de 2013

Citas desinteresadas: Tomasito

Compongo con una guitarra del Lidl:
50 pavos con afinador y todo.
Y el día que tenga frío la echo
a la candela ligero.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Blues: Lonnie Johnson

Ya son las doce. Sonny Boy Williamson, presenta a su compañero:
Lonnie Johnson. Era de  Nueva Orleans, Luisiana.

Con esa precariedad

Con esa precariedad de las cosas que duelen
los órganos del cuerpo dan aliento
o sustento para seguir latiendo
con esa brevedad,
así, pacientemente, añadiendo al grumo sanguíneo
granitos de maíz, de arroz, de seda resignada,
periódicamente en el paisaje busco el alimento dócil
que benévolo, a los mansos nutra.

sábado, 28 de diciembre de 2013

Citas desinteresadas: René Char

A todas las comidas comunes invitábamos a la libertad a sentarse
con nosotros. El lugar continúa vacío pero el cubierto continúa puesto.
...................................................

Curar el pan. Sentar a la mesa el vino.

viernes, 27 de diciembre de 2013

Silencio

Aturdido por el silencio del bosque lanzo una piedra contra la lluvia y el viento la empuja un poco y cae al suelo rueda y no se levanta inmóvil espera que aún la ayude un poco más y vuelvo a lanzarla contra el árbol más cercano se eleva como ala rota y cruje entre las ramas cae una ramita seca y queda inmóvil en el suelo esperando que la levante y la ponga verde más verde más verde grita y sus gritos se unen al silencio a la piedra al viento a la lluvia. Un poco más lejos tengo otra piedra a la vista. Y de repente no hay árbol esperando en el bosque. Y el bosque se borra lentamente. Yo tengo en la mano una piedra.


lunes, 23 de diciembre de 2013

Epíteto muy arbolado

Corindón o esmeril pedernal
la chaira recorre los filos de la carne
magulla y gorgorea
hacia la oreja enfila la aguda punta
a escasos centímetros
quiebra
brevemente merodea
luego acaba hiriendo
donde la sangre brota con un gemido
de peces que se ahogan

de aspas y hélices fraguándose
en un murmullo de abanicos

proveniente de esa zona de la garganta
hecha cuna un instante
hecha cueva de oscuros y silenciosos pasillos
habitáculo donde mora el vital veneno.

Y muere misteriosamente.

Acaba en ese instante de bramantes
que exigieron el oscuro filo
para derramarse al vacío encerado

de un embadurnado hilo meciéndose

p
 é 
   n
     d
       u
         l
          o

de anímicos cuajos:
todas las maderas sangran
como una garganta sin voz.



jueves, 19 de diciembre de 2013

Blues

Ya son más de las doce, son más de las trece. Casi las catorce. Últimamente me levanto tarde por razones personales que no vienen a cuento y los blues de las noches se presentan con doce horas de retraso. Este blues se lo dedico a mi compañera. A ella. Este blues de mi querido y admirado Rory se lo dedico a Lola, que me estará escuchando, a Bipolar que me estará viendo, a las amapolas que nacerán esta primavera. A Nines, que quiere leer, leer. A Carmen Muñoz que comparte admiración por el bluesman irlandés. Al ruido. A la furia. Este blues está dedicado a las personas que me quieren, porque sí, porque también, por qué no. A Juli, a Manoli. A Anxo Manoel, que no para de hacer blues. A David, que hace música, incluso cuando te mira. A los cinamomos que dejamos en el pasado como si fuera pasado. A los cuervos que vuelan sobre los vosques buscando la b que les llene el buche, ahora que las heladas queman los alimentos. A Xela, que me regala blues. A Jorge, que los hace con la palabra. A los pobres. A los asalariados, que también son pobres. A Lenin que siempre se equivoca, porque no supo salvarnos. A los barcos de pesca. A los peces. A la contradicción de ambos. A Trostky que sufrió las consecuencias. A mi admirada Soco. A mi querido Eloy Sanchéz, que tiene un blues en forma de libro. A Maricarmen, que este año la han despedido de su empresa después de cuarenta años de duro trabajo, y aún así sigue sonriendo. A los que se me olvidan porque no me da la gana recordarlos. A una novia que tuve alemana. A mi madre que le canto blues y sonríe. A Jose, que trabaja en el diario El Progreso, hace fotos y camina también por el blues. A Fina, que tiene un blues con su nombre, pero ella no lo sabe. A las putas amapolas que son rojas y las quieren teñir de llanto. A los que se me olvidan porque no quiero que su recuerdo me haga sufrir. Al tren. A Miguel por su blues de este verano. A mis muertos: tengo unos cuantos cientos, muy cerca de mi historia. A los poetas que me enseñaron a vivir, sin ellos sería un ser mucho más jodido de lo que ya lo soy. A Félix G. porque lleva un blues dentro. A Ángeles Cortizas, por compartir cientos de blues. A Ana Torres que tiene blues en la cabecera de su cama. A Manuel Fernández, que me enseñó que una mirada es otra verdad, siempre distinta a la anterior. A la mentira y a la verdad, que caminan siempre juntas, siempre van en pareja. A los que nunca mienten. A mi vida, que se merece el reposo de muchos blues. A ella que quiere compartirla conmigo. A la verdad, porque es revolucionaria. A los árboles. Al viento, que gracias a él los árboles dejaron de ser sordos y recuperaron el habla. A Inés González, que también sabe de blues. Y a todos los amigos que sabemos que nuestro mejor tiempo ha pasado y el futuro se presenta negro como los cojones de un grillo. A José Horacio Martos: grande. A Amelia Fernández, prima chiclanera. A Alejandro, un electricista que fue Secretario General de CC.OO. en el cinturón rojo de Madrid, y sigue de electricista. A los que se me olvidan porque mi memoria se llena de cadáveres. A los obreros de la construcción que ahora son burbujitas en las olas del mar. Al Blues.

martes, 17 de diciembre de 2013

El poeta a su musa

A la playa de mi niñez,
inmensa antesala
de un mar interno

¡DAME UN VERSO,
DAME UN VERSO!
ESTÁS CONDENADA
A PRONUNCIARME.


83 seguidores

Estos ochenta y tres seguidores que tengo
qué buscarán
a quién de mí persiguen
del que no soy consciente.
Tener un yo de mí que ellos siguen
me produce inquietud,
ya me gustaría conocer,
¡¡cómo no!!
a ese que no conozco
y que también está en mí.
¡¡Caray!! sería un placer estrecharle el abrazo
al que no existe en mí. O sí.
Meter mi brazo abierto en su mano cerrada.
Se proyecta para crear.
Caray!! enfrentarse a un espejo
con síndrome de Zelig.



lunes, 16 de diciembre de 2013

Citas desinteresadas: Federico García Lorca

...................................

Entre yeso y jazmines, tu mirada 
era un pálido ramo de simientes. 
Yo busqué, para darte, por mi pecho 
las letras de marfil que dicen siempre.

Siempre, siempre: jardín de mi agonía, 
tu cuerpo fugitivo para siempre, 
la sangre de tus venas en mi boca, 
tu boca ya sin luz para mi muerte.

(De "Gacela del amor imprevisto")


domingo, 15 de diciembre de 2013

Semillas

Si acaso la semilla fuera necesaria
sembraríamos sangre
gota a gota
para tener una cosecha de cuerpos
sin heridas
que removieran la tierra
con el alarde blando
de un arado de plumas y barro.






Venid

Mis deseos de horda desenfrenada...
-Vladimir Maiakovski-

Venid, venid a verme, miradme
tenedme, conseguidme
arrebatadme,
tened,
sabéis que no soy fácil,
venga
vamos a vernos en la entrega
en la mano,
en esos besos que se dan y se quitan,
que se recogen y se arrojan,
esos besos como blusas de domingos
y almidón. Besos blancos.
Venid,
ved a este poeta que es un hombre
como podía ser una fiera
un acorde
el valor de las cosas
y también el de las palabras
vamos, animaros
esto dura poco,
es un instante,
y el que sobre
se quedará entre las escorias,
entre los menos,
en la memoria que pesa como el tiempo.

Y nada nos detendrá.

Vamos a vivir, que nunca se sabe
si el vivir también lo quitarán
un día de estos.
Tened.
Este verso y otro.
Entre mis manos tengo letras.

Qué más da
todo.
Qué más da.

Venid.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Mamada

…sabiendo él que le mamé con ardor.
-Catherine Millet-

Sabiendo él que le mamé con ardor
no le digas que le quiero
que piense que mi deseo creció
como su verga dilatándose
dentro de mi boca
pero que nunca sepa
que en mi corazón anidaba
la mejor escuela
toda la técnica precisa para amarle.
No le digas que ante su gutural espasmo le rogué
no la saques déjalo dentro
que quiero llevarte en mi sangre eternamente.

Sabiendo él que le mamé con ardor
su distancia marcó para siempre
esta perpetuidad solitaria de los cuerpos.


jueves, 12 de diciembre de 2013

Átanse

Átanse
cuan locas se desatan
límpianse
cuan líricas manchan
y cual locas prendas de vestir
o gasa
se desvisten
se desgastan
anímanse
corren descalzas
bailan y danzan
son siempre un hilo a lo largo de la vida
tirando de él
algunos hayan la muerte
esa flor
un nudo
los poemas
las palabras.



miércoles, 11 de diciembre de 2013

Citas desinteresadas: J.A. Gabriel y Galán

ÚLTIMO NAIPE

Hay veces en que un naipe descubierto al desgaire
conduce a la melancolía.
En la última carta siempre asoma la nada,
se percibe su larva,
se arrastra entre caballos macilentos,
gime al amanecer,
se recogen las pérdidas, el humo,
y un aroma de muerte pasea entre las mesas.

Frío

Estoy tan triste que no me puedo tocar
con las manos frías.
¿Ha encendido mamá el brasero?


martes, 10 de diciembre de 2013

Buenos días

Tengo la cabeza llena de rosas
la boca desbordándose de pétalos azules
y un mar de pestañas
que me lleva al vértigo gris
de tus ojos dormidos.

Nada en la penumbra de la alcoba
un pez germinal que va dejando semillas doradas
en nuestra piel de buenos días
y hay un sol o tal vez tres
tras los cristales húmedos y fríos.

Y recuerdo versos de Pavese
y un poema que hice de niño
cuando los hombres eran pequeños
como un árbol
o muchos como un bosque.

Hoy no voy a decirte que te amo
si me besas y te marchas
tras el sol de la ventana
tras la niebla de los bosques
de esos hombres que un día fueron niños

y que hoy juegan en un mar de otoños
como un pez de doradas escamas
nada entre las hojas húmedas y frías.


lunes, 9 de diciembre de 2013

Cartas, remites, trámites

Me he convertido en trámite y tránsito,
voy de aquí para allá
como una carta sin sobre,
desnudo de sellos y remites
me dejan en buzones extraños
que nunca abre nadie.

Me sobran renuncias y a veces
caigo en el desánimo
y sólo el viento
que me lleva y me trae
entiende el papel escrito
que llevo dentro.

Soy un él o soy un tú,
o vivo de ellos o viven de mí.

Y deambulo
como un secreto
ateniéndose a los goznes.

Se abrieron puertas
y los hijos de la noche
y las madres de la luz
se cubrieron de oscuridad
la misma nada ateniéndose al no:
nunca tengo respuestas.

Los que leen en mí
no encuentran palabras.
Soy un papel
que tan sólo dejo
marcadas cicatrices.



domingo, 8 de diciembre de 2013

Pobre ciudad inmensa

Pobre ciudad interminable
repleta de enseres,
de aglomerados cuerpos,
de atropelladas puertas.

Pobre ciudad desolada,
apenas te nombro te derramas
sobre jardines negros
y torres sordas. La fiel penumbra.

Se mete por todas partes
un olor a carne
y carta muerta,
papel y ropa,
traje abandonado.

Pobre ciudad desierta,
cuando la boca me sabe a arena
tu nombre resbala de mis labios
como una pesada baba
de apócrifos misterios.

Ahora que la tarde deviene en noche
la brisa y yo suspiramos felices.
Qué triste se puso la puerta vieja
viendo pasar a mujeres y hombres
hechos y circunstancias,
al tiempo,
a la muerte.

Ciudad, ahora que la tarde deviene en noche
me refugiaré en ti para huir de la felicidad.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Temblor

Llegará un día en el que todas nuestras palabras
irán entre comillas
en una doble imparcialidad
al sentido natural
de todas las emociones cogidas
por el imperdible neutral del miedo.
Un día en el que la palabra será fácil
y nombrará el vuelo de un pájaro,
unas mariposas,
el viento cálido de las faldas.

Paseo despacio por un luminoso bulevar.
Veo la manera tan rara de pensar
que tienen los árboles,
las posturas tan hermosas de aquellas
tres mujeres sentadas ante el velador tan leve,
acumulado de muslos sobresaliendo
por entre patas de sillas torneadas de secretos.
Bajan sonriendo unos hombres jóvenes
abiertas sus camisas a la mirada del tiempo.
Y todo se sitúa en un temblor perfecto y pendular.
Si no he mirado si nada es cierto si sollozo acaso.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Escalofrío

Tal vez en el silencio, a eso de las doce de la noche,
un par de horas después de haber amado tanto,
será entonces cuando ponga fin a este escalofrío
y me dedique a filmar en la oscuridad
los besos perdidos por la alfombra,
o a recoger las pelusas livianas que dejaron
los cadáveres verdes de aquellos hombres
que intentaron amarte en mi presencia.
Y en ese silencio deduzca
que si te dejo no tenga a donde ir.
Que debo asumir que tú eres mi lugar de destino,
la plaza donde quedo para mirarte a solas,
lejos del ruidoso tránsito de los hombres.
Aún me crucifican en todas las encrucijadas
y nunca hice nada para impedirlo.

Como un solo me abandono a la herida.

sábado, 30 de noviembre de 2013

Una lengua bien amachambrada



Aquí los libros se encuadernan con tuercas.
Y se garantiza una lectura de palabras férreas.
Aquí se cose con alambre la hoja de papel
y el pie de página lleva sólidas herraduras.
Todo queda soldado con hierro,
sujeto y bien sujeto.
Nada de verbos con verborrea, ni de adjetivos
que al primer envite se les caiga el calificativo.
Todo está clavado, atornillado, remachado,
para que el pueblo no pierda su lengua.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Diálogo

Andrés Trapiello:
.-¿Un par de gemelos son dos o cuatro?
Tomás Rivero:
.- Un par de calcetines.

Citas desinteresadas: Andrés Trapiello

Los diarios son a la literatura lo que el yogur a la
dieta: un privilegio de las naciones bien alimentadas.

Temor

Yo sé decir cosas que no sé.
Por ejemplo:
“Al borde de la niebla
existe algún misterio,
en su pábilo interior
la obligación de verlo.”



jueves, 28 de noviembre de 2013

Desacostumbrados motivos para no escribir más

Todo óleo se discute
o se vislumbra más allá del paisaje
toda esfera abismal se escenifica
en las opacas lunas vertiginosas
que en la soledad ruedan calladas
mágicas visiones
que van a otros ojos
que nunca nunca
mirarán como los tuyos
tristes o serenos
con esa dulzura que nos ata
y que siempre descubre
nada y todo
o algo distinto
que no proyecta odio
ni venganza ni huida
ojos esperanzados
que recorrerán el lienzo
o la luz del papel
tras alguna alternativa
ojos atisbadores
entre líneas de un poema
que acaba como empieza
que termina por ser nada
o lo que es peor:
una pérdida de tiempo irrecuperable
alargándose en alguna niebla
de un poema que no existe
sino en la memoria triste
de un lienzo en blanco.

lunes, 25 de noviembre de 2013

EINSTEIN

“La diferencia entre pasado, presente y futuro
es sólo una ilusión persistente”
-Albert Einstein-

Siempre me llamó la atención
que el curioso científico
fuera como yo: con dos piernas.
Dos ojos. Una sonrisa. Algunas amantes.
Y curioso. Y científico. Y si él dijo E=mc2,
yo tengo ecuaciones
donde la relatividad del espejo
es matemáticamente proporcional
al alma transparente del cuerpo reflejado.

Y qué, si nuestra razón universal
ha servido para bien poco.
Y qué, si nuestro desvarío
hubiese servido para bien.



jueves, 21 de noviembre de 2013

VEN

Ven. Como no vengas
me pondré lobo a aullar a la luna llena
que cada mes compartimos
por calles poco iluminadas
ciñéndonos de bosque
musgos y líquenes secretos.

Como no vengas te nombraré despacio
hasta que salten las alarmas
de todos los salarios.
Gritaré tu nombre
hasta que el comité obrero
más salvaje del planeta
tome las armas y asalte los palacios
de invierno y primavera
de verano y otoño
de esa estación incierta
que tú y yo tanto necesitamos.

Ven. O iré yo
desde este lugar de espantapájaros
de vertederos humanos
de gaviotas con dientes
que hambrientas de ausencia
mastican las antenas.

Noviembre

Llevas desde Noviembre sufriendo
y nadie ha venido a tu casa,
no sonó el teléfono aún;
queda gente por la calle
ya que desde tu ventana los ves
pasear, caminar, correr.
Queda gente en el mundo
ya que desde su risa,
y cada noche desde tus sueños
los oyes gritar, alguno gemir,
otros mueren ante tus ojos.
Llevas desde Noviembre lamentándote,
nadie viene a tu casa,
no vendrán, tú lo sabes,
nunca.

Flores de antiguos naufragios

Flor de tomillo y campos de lavanda
hay más flores en medio de la noche
hay otras líneas de confluencia
unos extensos milímetros de playa
que empieza a superar la marea.

Hay flores que cuando se encienden
acogen el acoso cándido y hambriento
de renos y búfalos rumiando su tesón
tierra adentro allá donde la nieve
provee de fuentes a las praderas.

A lo largo de la costa mamíferos sedientos
abarcan con sus trompas el plancton
lo digieren mirando desde el fondo
la superficie blanca de aguas tranquilas
donde flotan flores de antiguos naufragios.


lunes, 18 de noviembre de 2013

Tu voz

A ti, que sabes decirme cuando

Yo miro la niebla,
el frío que envuelve
y abraza la niebla,
yo me emborracho de niebla,
naufrago en tu muslo izquierdo
y en tu muslo tránsito,
mojo mi lengua en una niebla
negra
de muslos abriéndose lentos
al alcance de una palabra
envuelta en gotas lentas de niebla.
Toco el rocío
y todo se va disipando.
¿Hay una luz en mí
o es tu voz?

Lectura

El único ser que me ama
eres tú.
El único ser.
Que dice que me ama.
¿Por qué?
¿En qué duda pusiste
a crecer mi pregunta?



Sentencia

a mí no me vengas con la ingle dispuesta,
dijo el sabio,
no ves que aquí
toda postura es circunstancial.

y se cortó las piernas

Todo es trámite: una gran habitación amueblada con una gran cómoda y un espejo enorme

TODO ES TRÁMITE: UNA GRAN HABITACIÓN AMUEBLADA.
LOS ENSERES.
LOS ENSERES EN EL CÓMODO CAJÓN DE LA ALCOBA.
Las mentiras en el cómodo meollo de la historia.

¿Y TÚ DE QUÉ PUEBLO VIENES
(los acerbos)
QUE ACASO NO TENGAS IDENTIDAD SUFICIENTE
COMO PARA QUE TUS PREJUICIOS SEAN RESPETADOS?

Hay un humo de siglos
rancio y pegajoso
en las hojas de los árboles,
una pátina que solo se muestra en el envés de las hojas,
hay una pregunta en cada rama
que exige una respuesta
para dar sombra
ser talada
ocupada
sustraída
soñada.

SEGUIMOS NAVEGANDO,
DIJO EL CAPITÁN.

No todo va bien en el cuarto de máquinas,
respondió el jefe de calderas.
¡carbón, carbón!
gritó un mozo entre bambalinas.

PENSAR ES UNA MANERA DISTINTA
DE SER FIEL.

Pues no creas que todo en el bosque es armonía:
ayer vi cómo un pájaro carpintero
para poder realizarse (el bicho quería hacer un nido,
y ya me contarás si hacer un nido
no es una manera prepotente de realizarse)
usaba el tronco de un árbol seco.

¿TODO ÁRBOL SECO
PARA DARLE SENTIDO A SU MUERTE
PRECISA UN PÁJARO
OPORTUNISTA Y CARPINTERO?

ME FASTIDIA TENER QUE VIVIR DE LOS RESTOS
DIJO EL POETA CARROÑERO
MIRANDO EL PLUMAJE DEL PÁJARO.
O necrófago.

LOS AMIGOS NECRÓFAGOS
TE CONSTRUYEN UN NIDO EN EL SALÓN DE TU CASA
Y LO HACEN POR EL BIEN DE LA BELLEZA
(su liviano fluir sin trámites) 
DE LA COMUNIDAD
de la santa comunidad de los pájaros
carpinteros.

RECUERDO QUE EL ANIMAL
LEVANTÓ EL VUELO
AL SENTIRSE OBSERVADO POR EL OJO DE LA CÁMARA.

Llamó mi atención el toc-toc de su pico percutiendo
sobre la madera muerta.
Y VOLÓ SORPRENDIDO.
Tal vez pensó (ANTE TANTA MOLESTIA)
que había otros árboles
muertos
al alcance de su nido.

O DE SU PREPOTENCIA.

me cago en el noble arte de la poesía.

LOS BUQUES SE VAN A PIQUE A PESAR
DE LA MADERA QUE ATESORAN EN SUS
BODEGAS. Y EL ACERO DE SU CASCO.

Y el poeta pensó que lo más práctico
sería usar pájaros muertos
para evitar hundimientos.

¿CARBÓN?







domingo, 17 de noviembre de 2013

Citas desinteresas (Salvador Elizondo)

Queridos lectores, estoy pensando con los puños levantados, ante lo cual he vuscado con uve de buscar, un libro entre la niebla del pasado y las estanterías de yeso que un día hice para sujetar la futura paciencia que me aguardaba en un mundo de hombres raros, a mis libros y a mí. ¿Qué libro ha salido del baúl de escayola: "El Grafógrafo", del mexicano Salvador Elizondo. ¡¡Increhible!! Con h de imperdible. El ejemplar numerado 210 de una edición de 4000 ejemplares, editados en 1972, en México.


El grafógrafo

A Octavio Paz

Escribo. Escribo que escribo. Mentalmente me veo
escribir que escribo y también puedo verme ver que
escribo. Me recuerdo escribiendo ya y también
viéndome que escribía. Y me veo recordando que me
veo escribir y me recuerdo viéndome recordar que
escribía y escribo viéndome escribir que recuerdo
haberme visto escribir que me veía escribir que
recordaba haberme visto escribir que escribía y que
escribía que escribo que escribía. También puedo
imaginarme escribiendo que ya había escrito que me
imaginaría escribiendo que ya había escrito que me
imaginaría escribiendo que había escrito que me
imaginaba escribiendo que me veo escribir que escribo.

México, Edicciones Joaquín Mortiz, 1972, p.9

El resto del libro hay que leerlo, si se quiere ser alguien en la vida. No sé...armadillo o lémur, o persona por ejemplo. Esa persona con la humildad suficiente como para entender que hay que leer, leer.. En la vida, los árboles, el agua, el viento, en la mirada de los otros... y dejar de ser soberbios. O autoeditarse.


Aquí brotan alas

Aquí brotan alas,
de pronto se abren pétalos,
allí nevadas soluciones.
En medio de la noche
la voz de un hombre que llama,
incrédulo busca recuperar el tacto.
De el silencio oscuro del bosque,
la lechuza se defiende con su llanto,
un gemido viscoso deslizándose
entre lágrimas de sal y madera.
Reposar en tu vientre
tiene el sabor de flores amarillas
cortadas bajo la fría escarcha del invierno.
En mis manos los nidos cobran vida:
se vuelven hormigas y semillas
que huyen a esconderse bajo tierra.
Llevo años soñando con un paisaje distinto.
Sigo las rutas de naves extrañas,
algunas varadas en arenas rojas
de un planeta que sueño en mi eterna pesadilla.
Aunque viva perdido,
en el laberinto de mi hambre escondo
alimentos variados, el sustento,
los víveres precisos para seguir buscando
caminos invisibles en la errática noche.
Bajo las acacias acaricié la luz y la cal,
los secretos y el silencio
de todos aquellos cuerpos
que antes de ser sangre
fueron míos.



martes, 12 de noviembre de 2013

Entrada sin título

OTOÑO

Té. Castañas. Higos secos. Membrillos. Uvas pasas. Nueces. Manzanas. Y el orín de los dioses. Es otoño. Llega un momento, que dura sólo un instante, (para qué enredarse en trámites) que siempre es otoño. O como decía aquel poeta: Llega un momento en el que uno desearía escribir aún  mucho peor.

CONFIDENCIA

Escribí bien hasta que empecé a ser leído. Suponer una clientela me condujo a sus gustos. Pero por fin fui un miembro del pueblo. Saberme de ellos justificaba tanto mi ignorancia que me volví sabio por decantación. Y ya lo dice la Wiki: "...es necesario dejar reposar la mezcla para que el sólido se sedimente, es decir, descienda y sea posible su extracción por acción de la gravedad."

GRAVEDAD

No mucho menos grave, que siempre estuve, arrojaron de mí al fuego una masa disconforme que tan sólo pretendía arrebatarle la jodida existencia a una metamorfosis que lucía en exclusiva Gregorio Samsa.


lunes, 11 de noviembre de 2013

Blues Azul

Ya son las doce. Hora arriba para mirar abajo.
Ya son las horas que acumulamos
y las que nos sobran,
ya es la hora doce en las campanadas
de un reloj de sol y arena.
Podía estar melancólico como podía estar sobrio,
excesivo o soberbio,
como puedo estar hecho mierda,
pero tengo las doce penas de cada mes,
las doce sobras repartidas con la equidad que da
la constante desigualdad de los solos.
Ya son los blues de hoy.
Y reclamo humo. Antes estuve en la niebla.

El hombre seminal (M. Lledó)

El hombre seminal
puso semen
abonó un terreno
fértil brotó en él
una luz
la llama necesaria
para soldar a su frente
el nombre del número cero
el recuerdo de algo oscuro
que nadie se atreve
a pronunciar
aunque se grabó en piedra
aquel denso silencio.

 

sábado, 9 de noviembre de 2013

Citas desinteresadas: Cristina Peri Rossi

POÉTICA

Hay gente que espera que la palabra
del poeta la nombre,
deje constancia de su identidad.
No saben que el poeta no habla de los seres,
sino de símbolos.




jueves, 7 de noviembre de 2013

Ahora que llegaste a mi sur

Para MJBG
Hay una ciudad que me espera en el sur
-Pilar Pallarés-

Ahora que llegaste a mi sur
te miro cada mañana
en los rectángulos azules de la cal
y veo en tus ojos otra luz,
una mirada distinta perdiéndose
entre mis dedos impacientes,
o el bullicio de mis manos
manchadas de tierra y jardinero.

Hoy paseamos por la orilla del mar
mientras hablas con piedras y conchas
que recoges de la playa blanca,
casi desierta. Caminas entre sus olas,
su amenaza de espumas lame tus zapatos.

Llevamos flores amarillas entre los dientes
y olor a jazmín húmedo en la piel,
una puesta de sol frío danzando
en las espaldas de diciembre,
y una mirada limpia sobre las cosas
que tanto hemos amado.

Una conversación de risas sosegadas
camina a nuestro lado.



martes, 5 de noviembre de 2013

EGO ISMO (Las vanguardias)

No sé si soy egoísta cuando pongo un poema mio, aquí. O son eghoistas los otros cuando ven la hache intercalada de mis versos, y miran para otro lado. ¿Qué les aturde que yo no contemplé con la humildad precisa y suficiente como para no publicar un poema que forzaba la hache, que forzaba la máquina de los versos a una comprensión impropia de este medio? ¿A qué comprensión de quién se debe el poema? ¿A qué soporte anímico la fuerza del molde que soporta un modelo? Troquel presionando, cortando los bordes del poema. Esas excrecencias que siempre vomita el fuego del verso, tan sumamente egoista. Me alimento de tildes. La tarde es continua. Continúa. El día. Los dias. Y mi vida hambrienta de ti. La vanguardia de tu sangre.


domingo, 3 de noviembre de 2013

Aquel agricultor

Fue recogiendo los granos de maíz
uno
a
uno
y los fue depositando
en el dorso
de su mano.
Solo así podía ver
la lluvia amarilla
de su tierra
las montañas nevadas
los ríos
los campos sembrados
de su tierra
y el hambre acumulado
de su pueblo.





sábado, 2 de noviembre de 2013

Ciudades arrasadas

Llovía sobre la ciudad bombardeada
un agua negra con alas de mirlo.
Hay belleza en las paredes mordidas
mil veces
por la ametralladora de lengua azul.

Bajo la lluvia triste
las ruinas son plásticas,
tienen la textura de un temblor,
el escorzo gris de la piedra rota,
el paso mordido del tiempo mordido,
la soledad
el triunfo 
la derrota.

Aquella piedra mojada en lágrimas,
mil veces
hecha lasca una y otra vez
para poder conseguir el filo preciso,
la amenaza justa
que llegara hasta el miedo de poder matar.

Fue hace un millón de años,
y lo vio un hombre que se miraba las manos
en los ojos del agua
y veía ciudades arrasadas.