sábado, 30 de abril de 2011

Amor VI



Para conjurar misterios,
cosas de lo oculto y de lo incierto,
breves presagios que moran en la lengua,
me miras con rígido y lánguido amargor.
Anida en nosotros, propagada, la certeza
de que mentimos al tocarnos,
de que nuestro temblor nace de una duda eterna.
De que tú y yo sólo somos dos.
Y de que así una y otra vez nos volveremos a amar
rodeados de ausencia.

Pero si aún no regresas del trópico amargo,
allí donde se unen carpetovetónicas laderas
y coinciden enormes labios de jugosa savia amarga.
Si aún no regresas con tu feroz dentadura
de pantera y arsénico,
seguiré ensartado por largas hirientes
y venenosas esperanzas,
seré un hilo de luz, un alma encendida
en cada piedra, en cada árbol;
seguiré comprendiendo a la roca
y a sus líquenes dulces y extraños.
Orgiástico, en una danza convulsa y hechicera
perpetuo, martirizado y vudú,
creyendo en tu regreso temblaré toda la noche
en un baile que sólo entienden las monas y las culebras,
bajo la danza oscura del jazz y el humo transparente
de mil bocas tediosas.






Amor V



Hoy baja la soledad
con un ruido de ambos,
contempla nuestros cuerpos
con mirada de espanto,
se mezcla entre el olvido
y abraza en la distancia
aquel recuerdo breve.















viernes, 29 de abril de 2011

Amor IV

               Para  Jorge y su Hierático-Cosas 

Soy tu talón de Aquiles
pero también soy tu piedra talismán,
tu mineral ágata, turmalina del iris
el mercurio de tu nuca,
la moneda de cobre que paga
tus joyas,
el mineral acaso que nace entre el potasio
y la soda,
el grumo más pedúnculo de tu sangre
apretado entre el pulgar y el índice:
una pizca de luz en tu centro más gris,
la metafísica del árbol que llevas dentro,
una gota de clorofila en el desierto,
la arena de todas la playas
sin huellas, sin pasado.














Amor III

Hombre lento, indio, náufrago, poeta
-Carmen Muñoz-


Hombre lento, indio, náufrago, poeta,
me llamaron esta tarde a punto de ser otro.
Ese otro que se recoge a meditar
y rompe anotaciones,
papeles con números letras y flechas
unas para arriba,
otras a la izquierda,
direcciones prohibidas
que supuestamente me dicen
adónde debo dirigirme
dentro del poema.

Qué cantidad de papeles escritos
eran importantes, fundamentales,
pero que un día, ni más ni menos azul que otro,
dejan de serlo caprichosamente.
Insignificantes los miro ahora,
recordando cómo, también caprichosamente,
un día fueron importantes.
Imprescindibles, me salvaron la vida.

Me recojo a meditar.
Veo al indio en la pradera
al naufrago sin letras
al poeta o vate retirándose a soñar
cómo se construye un poema
que diga la verdad
para que la mentira sea cierta.
Y escribo:
Del atropello mortal quedó en el suelo
una agenda, un bolígrafo negro
y unas gotas de sangre.
Del atropello mortal quedó en el aire
el nombre de un hombre y de un tiempo
la leyenda en la que yo era un hombre lento
un indio, un náufrago, un poeta.




















jueves, 28 de abril de 2011

Amor II



Apareciera yo sobre abrojos clavado dichoso aún de mí
de pronto sorprendido del suave percance,
del dolor febril que late en la trabajada carne.
Ángel avaro nunca me protejas.
Dudoso abril dichoso sé mi ataúd y mi sala.
Los muertos fueron sin labios verbos sedientos,
bebieron de los óleos el agua que no era.
Náyade milagrosa, son de clavicordio, cura mis heridas.
Seguramente habrá otras particulares heridas
que se cierran, mas la mía se abre aún, no sé,
supura lejanos paraísos olvidados,
un atril, cera de cirios encendidos, un golpe de jazz,
un jueves que viniera decente y sin corbata,
avispado, sereno, tan justo como el filo de un sable,
exacto como un segundo, como un minuto enorme.
Nosotros, los vulgares elementos nocturnos, que hacemos
fácil un lunes de hermético traje descompuesto.
Náyade milagrosa son de clavicordio
¿sabes tú qué ruido es ese silencio que trae la noche?.












miércoles, 27 de abril de 2011

Cumpleaños


Hice conjeturas.
Construí cajitas de madera
con fórmulas, claves y números
y  un ovillo de oro dentro. 
Realicé un curso de idiomas.
Aprendí a moverme entre la nieve
con las piernas hundidas
hasta las rodillas.
Conocí gente que caminaba en una sola dirección.
Buscaban todos la misma pregunta.
Analicé el vuelo de un ave exótica
que nunca regresaba dos veces al mismo sitio
mas dejaba siempre con su pico
una señal en cada rama.
Comprendí que la nada existía
también con los ojos abiertos.
Y una noche de luna
cruzó una sombra el umbral
y desde entonces guardo
un íntimo secreto en la penumbra.

Hice conjeturas.
Analicé un cuerpo
como el que mira una flor.
Sentí un día la boca roja y cálida
y pensé, esto no es cierto:
estoy volviendo a ser vendaval.

Aprendí del paisaje
atemperé el páramo
con lluvia del sur en los bolsillos
y una permanente espera
a que llegaras
a que llegaras.


*****         *****         *****


Hoy es el cumpleaños de este blog. Un añito. Y en este blog se publican poemas míos que van siendo entresacados de una extensa obra, casi inédita, de varias docenas de poemarios. Creo que tan sólo en un par de ocasiones, publiqué aquí algún poema que nació “victima” del trasiego del blog.
Hoy cuelgo este poema que ha sido “victima” de su cumpleaños, para celebrar que hoy me he levantado con un fuerte dolor de cabeza y una inquietud en la nuca. Para celebrar que en esta vida no hay nada que celebrar. Que la celebración procede siempre de una carencia que necesita un recuerdo para poder seguir viviendo. No se celebre pues que una o uno, está vivo. Vivamos que cada día hay una leve brisa en el parpadeo de cada uno de nosotros. Y que los otros desde el cómplice silencio, lo saben.

martes, 26 de abril de 2011

5 vencejos



Vencejos que van al norte
vencejos dentro del sur
estos vencejos que vuelan
son los vencejos del blues.



lunes, 25 de abril de 2011

Verdet/deferencia/equidad

"El mundo merece la pena que se le defienda", dejó dicho André Verdert. Y estaba hablando de los poetas. Hoy André no sabemos qué diría de estos poetas. "Yo hablo, pues, de una poesía científica y revolucionaria".

Día del libro

Por Don Ricardo Marcos y Bausá
http://es.scribd.com/doc/8549047/1879-Ricardo-Marcos-Bausa-Manual-Albanil

Almohada y fidelidad.

Arrojar los sueños por la ventana de la noche anterior.... Y volver a tenerlos a la noche siguiente con otra almohada.

Acacias rosas

Aquí brotan alas,
de pronto se abren pétalos,
allí nevadas soluciones.
En medio de la noche
la voz de un hombre que llama,
la lechuza se defiende con su llanto:
un gemido viscoso deslizándose.
Reposar en tu vientre
tiene el sabor de flores amarillas
cortadas bajo la fría escarcha del invierno.
Llevo años soñando con un paisaje distinto.
En mis manos los nidos cobran vida:
se vuelven hormigas y semillas.
Sigo los pasos de naves distintas,
algunas varadas en arenas rojas
de un planeta que sueño entre lágrimas.
Aunque viva perdido
en el laberinto escondo
alimentos variados, sustento,
los víveres precisos para seguir buscando
caminos invisibles en la errática noche.
Bajo las acacias acaricié la luz
y la cal
los secretos y el silencio
de todos aquellos cuerpos
que antes de ser sangre
fueron míos.


jueves, 21 de abril de 2011

Naturaleza viva para una coartada

itinerarios

1

Aún te miro. Anoche me quedé un largo rato mirándote
mientras dormías.
¿Era ternura porque aún te quiero?
Pasan las noches demasiado rápidas,
los días no pasan.
Fui a la cocina y me puse una copa.
Y ya no quise mirarte más.
La ternura con el alcohol se fue calmando.
Una soleada tersura fue creciendo por dentro.

2

¿Qué hace un hombre con el corazón roto?
¿Pegarlo? ¿Conseguir uno nuevo?
¿Llorar angustiado? ¿Pedir socorro?
Limpiar la sangre con higiénico esmero,
hacer coincidir los grumosos coágulos
con copos de nieve reumáticos y serios.
Tener un caballo siempre dispuesto
para la pradera que puso Kafka.

miércoles, 20 de abril de 2011

gorrión

Fidelidad

Huyen las alondras
y el espejo se quiebra
como un René Magritte.
He abrazado a mujeres blancas
que ya estaban muertas.
No resucita el aire al ser respirado.
Mujer no mires dentro de mi ojo
no hay nadie dentro que vigile:
este amor que te tengo
es un ciego prisionero.

lunes, 18 de abril de 2011

TORRE DE CASTILNOVO

Lugar de paseo

LÁSCIBO (los tres cubos y una solución)

Invento la realidad que existe y esta existe de otro modo
como la luna existe si la mira un loco.

Todo estaba escrito: amor era el misterio.

Pétalo caído que inspira a los poetas
tan sólo un murmullo tenue
sobre la leve grava del sendero.

SOLUCIÓN

Los paseantes tienen un perfume de junio en las miradas
se evaporan las gotas de agua
y dejan manchas blanquecinas
sobre las hojas o las flores que el rocío no supo tramitar.
¿Hasta dónde llega el límite del sur
su blanda procesión de alas blancas?

viernes, 15 de abril de 2011

HUIDA

Se murieron los pájaros y yo también me fui
a consolar gaviotas a una playa extraña
antigua y triste.
Busqué un perfil de sota que sin atavío encontré
flaco jadeante y sediento junto a la boca negra
de un pozo profundamente cavernoso y seco.
Las cosas los enseres las renuncias son secretas
pues tengo un azul de derrotas que mata al pasajero
que me lleva se conmueve me transita por las venas.
Tú tienes defectos que en mi pecho acojo
a medida del viento se hizo tu cabellera.
Todo fuego sembrado es a menudo porte
ese o este traje que aplicas a tu piel de lagarto.
Tú viniste con denuedo y neófita espléndida
te entregaste a mis manos de escultor de naufragios
y toqué porque tocarte era encontrar los restos del navío.
Huellas tropicales que no encuentran al hombre
languidecieron anoche sobre un raudal de hojas.
Tú quién eres se preguntan los abecedarios que pueblan
las repisas o las baldas angostas de escasa superficie.
Dicen de ti cuentan que nunca nombras
y que siempre vuelves dolorida de la huida.
PÁJAROS

jueves, 14 de abril de 2011

El hombre ánimo

Yo era un hombre pálido y feliz
que vivía en el ruedo e inventé un idioma
y cabalgué de nuevo en cuadrúpedos
que consentían mi semblante de jinete.

Qué haces me dijeron qué dices qué sobras
o qué trajes pones en tu nombre
qué ácido que líquido agregas a tus letras
o a tu carne
al trote de esos hermosos cascos sólidos
en patas de potranco recio
equino que levanta su cabeza su energía
mientras frotas su abdomen con caricias del
                                       \tobillo.
Yo era un hombre ánimo
que cavó arenas o aplastó algún rosal silvestre
hierbas y malezas
abriéndome paso por sombrías cañadas
algún valle
y era casi un jinete pálido
con pie de gaviota asentando huella de granito
luego fósil
otra piedra un poco de ceniza
quién sabe
yo era un hombre laxo
pendiente de un hilo casi siempre
con un poco de sangre en la punta de la lengua
para desoír la sal de los párpados o el ojo
yo era un hombre péndulo
al final un hombre cándido
que vivió sobre dinamitas
estruendos o explosionando humedades
lluvias lluvias en rápidas torrenteras
arrastrado fui por rabiones y en la mar dejé
mi perfil
ese gen peculiar de ballenato
o delfín escualo tiburón mamotreto
de fauces descomunales
lánguido pececillo indefenso.







al kooper and mike bloomfield - the lost consert




CERRADURA



Hacia ti he caminado,
todos mis pasos eran fronteras
y construí poemas conmovedores
que jamás conmovieron.
Más nievan siete pétalos rojos
sobre la cerradura de la alcahueta.

miércoles, 13 de abril de 2011

Órdinas


1
Un trazo. Siguiendo sus instrucciones
siempre he encontrado la mancha
que dejan las palabras
al ser despojadas de sus labios.

31/3/99

2
Bastarda noche, la noche propicia,
esa en la que se toman decisiones
que atañen al hombre,
a sus asuntos,
resueltos siempre en la noche
al amparo de las sombras.
Embozados lunáticos
de mirada torva
que hicieron del soslayo
profesión.

16/11/2000

3
Como si en un baile de máscaras danzara la noche,
su rostro cubierto de nostalgia.

1/3/01

 4
Yo encontré un verso en un vaso de agua
y fue al beber cuando sucedieron
todas estas cosas.

15/11/01

5
Un lápiz. La punta del iceberg:
permanece sumergida en los libros
la parte que no se lee.

29/5/02

6
Blanco. La gran avenida.
Bajaban por ella.
Lo menos que debe hacer una palabra
es sembrar el pánico.
El pánico.
Blanco.

29/5/02

7
Un rumor en la hojarasca.
Entre las hojas muertas
unos extraños restos:
Ertas. Ertas. Ertas.
Reptando. Reptando.

16/8/03

martes, 12 de abril de 2011

Hoy preferimos al roto























Hoy preferimos al roto. Un tipo que hace poemas con mala leche. Dirigidos a la inmensa mayoría, para que la inmensa minoría se dé por aludida. Cosa que no suele hacer la inmensa minoría, ya que de hacerlo dejaría de inmediato de serlo. ¿Y qué serían las inmensas minorías concienciadas? Vanguardia. Serían Vanguardia. ¿Y para que sirven las vanguardias? Para organizar a las inmensas mayorías.
Se cierra el circulo. En este caso casi parodia.

Los filólogos



Por “deseo popular” entresaco el siguiente fragmento de la última entrada que dejé ayer en mi blog “La ciudad de arena”:
“Lo único que no he tenido que estudiar, que aprender, es la ignorancia. Ella me rodea con naturalidad, es mi más fiel compañía. En mi caso, en este caso, la literatura tiene un problema: se enfrenta a un ignorante. Y nunca le tuve miedo. Ella lo sabe. Y va dejando disimuladamente un reguero de letras. Yo cojo algunas. Pero existen pájaros. De tal forma, cuando no puedo completar una palabra, coloco un pájaro. Él sabrá la letra que se comió. Así la palabra que invento nace con posibilidades de volar en una lengua extraña”.

lunes, 11 de abril de 2011

LA POESÍA


Pudo ser un instante de Nerudas y Vallejos
una acrobacia de lecturas improbables
pero los Pablos y los Césares se imponen
así que haciendo uso del volumen
libres de polvo los poemas
se disolvieron en los ojos y en la lengua
impusieron su condición de infranqueables
y o te haces de los nuestros
o no eres nadie.




 

Lianas

domingo, 10 de abril de 2011

Claustro

Aquí en esta cicatriz
justo antes de que tú llegaras
había un orden establecido
donde el placer daba paso al dolor
con la prudencia inexacta
que la memoria usa
para tener el ultimo recuerdo
de su libertad
cuando era una herida
recluida en mí.