domingo, 30 de septiembre de 2012

John Mayall: Saw Mill Gulch Road

El blues de las doce se presenta a las 23: 13. Bien.
John Mayall, de su "The Turning Point", el tema  "Saw Mill Gulch Road".
Estamos en Julio del 69. El maestro del blues blanco estaba en la cresta.
El " Turning Poin" fue uno de sus mejores discos. Dentro de él, un tema
que fusiona con el jazz: "California".

Eyácula

Entreabrió los muslos de Zarza con sus manos fuertes
y separó el canal mojado y palpitante.
-Rosa Montero-

Ella quiso que él le diera
un pedazo de carne en carne viva,
el semen excesivo que la ahogara;
su hueso más lejano cristalizado
en largo esperma,
la sustancia de hombre comprometido
con este crucial tiempo compartido:
suyo, de él, de ambos.

Notó que la carne dentro de su carne,
salvaje, nervuda se tensaba.
Un férvido látigo fue su colosal eyácula,
que copiosa la dejó inmersa, dolorida y anegada,
en un silencio de hombre y de tristeza.


Las ausencias

Llamaremos métrica a esa distancia que hay
entre el uno y el otro.
Llamaremos medida al acto de pasar la mano
por esa distancia.
Métrica y medida apaciguan por un instante
y en ese interludio
considere uno la gravedad del otro
y los dos hagan frente
al distante placer de amar las ausencias.



viernes, 28 de septiembre de 2012

Como los ojos malvas y solos de los caminantes

Yo era alegre como una modista,
yo era optimista como una pradera en flor.
Yo optimista como una bandera bajo el barro.

Yo que era un ser invencible sin miedo al apostrofe
me oculté en camisas de anchas mangas
y cuello profundo donde se ahogaban los forasteros:
extraños mandanadies dispuestos a un diluvio
de afectos insolubles.
Yo que era un subalterno,
una señal de humo,
a nadie di pie ni señas: apagué el fuego,
oriné en zarzas.

Yo optimista como un gusano
capaz de ser pupa bajo los aguaceros
repté a mariposa
volé
fui de nuevo alevilla resucité
junto a los bordes desordenados de los lagos.
Sobre una página de barro y luna
inicié un vuelo sin rumbo,
torpe fui nómada
como los ojos malvas y solos
de los caminantes.



Un blues para C. Lara, para mí, para tantos...


Luz que enciende la jalea


jueves, 27 de septiembre de 2012

Ciclostil 80


…si amanezco pálido, es por mi obra; y
si anochezco rojo, es por mi obrero.
-César Vallejo-


Adoba con el tiempo una costra
                                              lejana
que no delimite su escozor
                                       sólo
a las penumbras
sino que más adentro habite
ese hueso de tétanos añejos
                                          para así
la opción al sufrimiento
se quede en la dúctil planificación
y el tacto
            sólido número
materialice la realidad
de que los cuerpos
                            siempre
tienen la posibilidad irrefutable
de apoyarse en el quicio de las puertas
                                                         esas
que abiertas
dan paso a la lucha del hombre
                                             al amor
y a la dialéctica de la niebla
y la oscuridad.


Lección cuatro

Hoy entró en el  despacho de trabajo la señora de la limpieza a pedirme las tijeras. Al cabo de un rato me las devolvió diciéndome que se había cortado con ellas. Desinféctese la herida que esta tijera tiene el filo envenenado de tanto cortar papel, le dije. Sobre todo si está escrito, me respondió.


martes, 25 de septiembre de 2012

Lascivo alimento

De pan con alcoba está hecho
el velívolo sexo que cubre con su vello,
entre los acogedores muslos,
tu húmedo horno
donde dulcemente es endurecido
el barro de mi alma,
que en la noche
(tiene otros horarios más perfectos)
te penetra. 
Generosamente agónica lo amasas
y el éxtasis venial
redondea con excelsa lentitud
una felicidad de pecado mortal
de necesaria y perentoria solicitud:
dámelo ya.

Cada una de tus cosas

sábado, 22 de septiembre de 2012

El silencio más blanco de la noche

Ya finalizo este libro perfectamente lascivo

hecho con trueques y revoques

repleto y fascinante

que empecé un día que ya no estaba tierno

un día que no tiene memoria

en el recuerdo fatigado de la noche

en las sombras histéricas donde la vida

y la historia se degüellan.

Recuerdo sin amargura lívido o gris

casi sin dolor de muelas

casi sin muleta coja

los nombres de ellas y de ellos.

Nunca fueron importantes los atajos

que recorrimos juntos. Y todos nos fuimos

haciendo locuras o buscando algún remedio

al silencio más blanco de la noche.


viernes, 21 de septiembre de 2012

Vigilia


Vigila si en la noche digo cosas indebidas
si hablo en sueños
y si la vigilia te sorprende vigilando mis palabras
vigila si hablo con otros argumentos.
Si soy un desconocido
si no me reconoces
mátame con un secreto.

Lugo, morir de amar

Lugo. Tomo cerveza. Paseo.
Miro.
Después de 30 años salgo a la calle.
A la calle de una sociedad desconocida.
Hay amargura.
Hay lo que no viví nunca.
Yo fui un paréntesis.
Detuve el tiempo para ver si existía.
No existía nada. Nunca existía nada.
Todo está como cuando empezó todo esto
hace 40 años.
No. Está peor. Está ignorancia.
Está lo que no se aprendió
en todos estos años.
Lo que fue imposible aprender.
Tareas:
comprender.
Saber.
Olvidar.
Creer que la memoria no traiciona nunca.
Y acaso saber amar.
Amar con la memoria justa
para no olvidar el silencio
de todo este tiempo inútil.
¿Inútil?
¿A qué edad empieza lo necesario?
Mi amor. Mi vida.
Mi amor por la vida.
Por los demás.
Yo era un paréntesis.
Todo lo demás rebabas.
La excrecencia fija en la retina.
Amar.
Qué fácil decirlo.
Han pasado 30 años
y los menos somos más.
Nada. Casi nada.
Amar. Morir.
Morir de amar.



jueves, 20 de septiembre de 2012

Santiago Carrillo (2)




Bala de goma (pelota la llaman para quitarle gravedad al tiro) recogida por este que sufre la vida como si fuera un vidón. Con uve de vida. Que no un suvidón. Y esta ya no sé si va con uve, con uve de victoria o con uve de vendetta.

Esta bala de goma, que mató a alguno-a en la transición, y que nunca supo contar la Prego, ni el PCE, seamos claro; fue recogida, repito, por este que lo es, delante o al lado de la prisión de Carabanchel, hoy ruina poética, campo de amapolas, memoria histórica, si es que la memoria sabe de qué historia está hablando.


Fuimos hasta esa cárcel, en una pantomima a la que acudimos algunos para que soltaran a Don Santiago Carrillo, detenido con peluca para poder soltarlo con peluquín. Todo era peluquín en la transición. Así transitamos hoy.
Desde entonces tiene Don el Sr. Santiago. Maldita sea la vida si la vida es la vida. O el vidón.

Ahora la pelota, adorna una estantería de yeso, sobre pedestal de pvc capturado en la playa, y proveniente de una red de pescador que arrojó sus sueños a la mar. Como ven en la foto, toda una escultura de extraños significados.


Qué bonito es el tiempo que no existe, porque perdona siempre al tiempo que sí lo es. Al que está. Ese tiempo pendiente de que tengas un descuido para marcar las horas, los días, los meses. Tiempo. Pregúntenle ustedes la hora a los gorriones. O a mí.  Háblennos de aquel tiempo.Y esto es una licencia poética. Que como todas las licencias, esta en concreto, tiene permiso para rumiar derrotas.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Santiago Carrillo, "Poema"










Santiago Carrillo se merece una estatua en cada aldea, pueblo o ciudad de este país. Al día siguiente destrúyanla. Pero se merece un minuto de estatua después de muerto. Siempre lo fue en vida. Descanse en paz. O no. Allá él con sus estatuas. Y su Eurocomunismo.










martes, 18 de septiembre de 2012

Epíteto

Corindón o esmeril pedernal
la chaira recorre los filos de la carne
magulla y gorgorea
hacia la oreja enfila la aguda punta
a escasos centímetros
quiebra
brevemente merodea en gubia
luego acaba hiriendo
donde la sangre brota con un gemido
proveniente de esa zona de la garganta
hecha cuna un instante
hecha cueva de oscuros y silenciosos pasillos
donde las palabras crecen
habitáculo en el que mora el vital veneno
de la lengua
y misteriosamente mueren
cubiertas de silencio.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Danza

Con este cuerpo mío que se aleja
también soy capaz de amarte
rodearme de ti
dar nudo a nuestras vidas
poner a disposición de sus formas
las clavijas que afinan nuestros besos
mortales porque fueron gestados
para sonar en ti en mí
durante las otras noches.

Tus labios lo pronuncian y el cuerpo lo canta
más allá de nosotros existe el perdón
arriba en las alturas agoniza el átomo
que la lengua elevó hasta andamios
de piedra donde se agitan cartulinas fugaces
estrellas de papel
la plata de los ríos
todos ellos se pierden en la distancia
y hacen de ésta un líquido horizonte.

Y en el mar una lluvia de azúcar atrae
a una danza boba y dulce a las anémonas
incitándolas a bailar imitan
el monocorde vuelo de las abejas.
También como ellas liban en la piel del mar
se alimentan del panal de nuca y ola
que sube desde los cajones sordos y profundos
de las oceánicas alcobas nupciales.

Y yo
solitario náufrago
me abracé a ti como una cicatriz
abraza el paraíso
donde el recuerdo dice que la tierra
sobre la que te amé huele a sexo
y a manzanas
a noches de sedas frías atándonos.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Lugo. Viernes

Lugo, Viernes. Asueto. Languidez. Silencio. Brisa. El alma del blues. Ella.
Sus manos. Desayuno a las 14 horas y 35 minutos. El beso. La levedad
de los párpados. La ducha. La piel. La mirada. Bajamos la escalera y
caminamos de nuevo. El azul.


Anouar Brahem: Les Jardins de Ziryab

jueves, 13 de septiembre de 2012

Citas desinteresadas

Hizo una balanza para pesar; hizo pesas macizas; hizo un sextante de bronce;
hizo un compás de oro, y empezó a explorar el Abismo,
y plantó un huerto de árboles frutales.
-William Blake-

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Dómine y Máscara

Con destreza inusitada
arrojó lejos de mí el doloroso cosmético,
el artístico carmín,
el perfil de lápiz
que en un largo y laborioso maquillaje
había dibujado ante el espejo,
y sobre la colcha de la cama entabló
un cuerpo a cuerpo de besos
con la otra.

Yo lo contemplaba todo
desde una lágrima enorme 
de rodillas postradas,
desde la más triste desnudez
de unas frías y frágiles caderas
derramándose.
Y quise sujetarte, como se sujeta
la noche y sus embozados.
Abrazarte, como se abrazan
las sombras que van a perderse
para siempre en la otra luz.



lunes, 10 de septiembre de 2012

Un poeta de otra tribu

Un poeta debe ser más útil
que ningún ciudadano de su tribu
-José Ángel Valente-


Al alba, cuando comienza el día,
amanece hermoso
un lunes crucial y sin sentido
que aparca en mí
y viene a darme
un golpe pequeño de paciencia,
al que yo añado
unas gotas de mi personal reserva
(lugar cerrado y protegido)
de oscuridad anónima y antigua
a la que me condena el hombre,
pues soy, amigo Valente,
un poeta de otra tribu.

Un poeta cultivando piojos
en corbatas de Parra,
con la suficiencia perfecta
para huir de posibles amigos
que vengan piadosos
a bendecir mi supuesto dolor.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Sólo porque me amaste

En alguna ocasión este blog de "folios grapados" hizo excepción para que su
trayectoria de hojas sueltas, no se convirtiera en dogma.
Y todos sabemos que este poema de María Polydouri es un hermoso poema.
Al igual que esta triste balada sobre la poeta, cantada por María Kouyioumtzis.   



SOLO PORQUE ME AMASTE

No canto sino porque me amaste
en los años pasados.
Y ya con el sol, con presentimientos de verano,
ya con lluvia y con nieves
no canto sino porque me amaste.
Sólo porque me tuviste entre tus brazos
una noche y en los labios me besaste,
sólo por eso soy hermosa como un lirio siempre abierto
y aún conservo un temblor en mi alma
sólo porque me tuviste entre tus brazos.
Sólo porque tus ojos me miraron
con el alma en la mirada,
orgullosa me adorné con la corona
más excelsa de mi existencia;
sólo porque tus ojos me miraron.
Sólo porque me amaste he nacido,
por esto se dio mi vida;
en el triste vivir no realizado
mi vida se cumplió.
Sólo porque me amaste he nacido.
Sólo porque tan bellamente me amaste
viví para multiplicar
mis sueños, amado mío, que cual astro te pusiste.
Y así en tal dulzura muero
sólo porque tan bellamente me amaste.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Lobo

Como un lobo, como un lobo,
como la belleza de un lobo
quemándome en las ascuas frías
de las cenizas de un tiempo
que jamás asumí.

Como un lobo, mi aullido estepario
soplando en las orejas del misterio,
mi colmillo de aire silbando
en los rostros, en las bocas repletas
de nevadas palabras.

Como un lobo negro y rojo
sensual y secreto tras lobas en celo:
la vieja semilla de la historia
o el definitivo y contundente
trascender de todos los versos.

Citas desinteresadas

...como un carro de fuego,
en mí, el adolescente agresivo y entusiasta,
yace en este animal desesperado, con pecho tremendo,
que agita la dialéctica;
país de soledad, adentro del cual golpea y revienta el océano,
.............................
-Pablo de Rokha-

lunes, 3 de septiembre de 2012

Incendios forestales

Los incendios forestales siempre son fortuitos,
es decir intencionados.
Es así como arde la foresta,
ya que toda intención siempre está sometida
a la fortuidad: aciertas por error.
Y cuando el fuego se propaga,
siempre es algo fortuito.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Estoy cansado como un fardo o melancólico como un pleito

Estoy cansado como un fardo o melancólico como un pleito
estoy a solas conmigo y ya soy multitud.
Cansado como un viejo lagarto
inmóvil al tibio sol de invierno.

Entre el perineo y las mejillas no encuentro
la honradez geográfica de las regiones
ni la moral secreta de los poros o los álamos.
No encuentro el patio de pétalos de cera
ni el cero en llamas de pábilos candiles
ni el arma vertical de embelesados obreros
que van dejando en su caída mortal
el arañazo rojo de fósforo y cemento
en el andamio personal de sus ojeras.

No encuentro el clavicordio neumático
amortiguador de lánguidas emociones.
No encuentro la lengua sedienta de templada miel
o la palabra sin espinos de ese abrojo del llanto
la sal divina que maná del cielo aceitó nuestras bocas.

Entre tu bífida lengua y mi boca mutilada
no encuentro las claves del veneno
y tomada de ti tu carne como un principio
no encuentro una ley una norma un viejo tratado
que hable de el cómo de un beso.
Y ante la palabra de un dios callado
me he sentado a mirar en tus rodillas
la belleza otoñal de tus piernas.

Citas desinteresadas

Cuatro vasos de vino hicieron burla de mí.
-Manuel Fernández Bernaldez-

sábado, 1 de septiembre de 2012