miércoles, 13 de octubre de 2010

Jazz

Poseo ese empuje necesario y vital para amar la locura
que sólo tienen los imprecisos
los inexactos los alados los residuales

El alma cándida de los candados
El ruido categórico de los inocentes
El pabilo golpe de los desnudos

Ese empuje escrupuloso y científico
del perdedor riguroso

Mi amante mi amigo
mi angustioso y aveces nostálgico
yo

Soy un poeta al margen

He hecho en literatura una obra deslavazada
como mi tiempo
como yo mismo
Y como vosotros recordaréis.





2 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

¿Cabe en este tiempo otra obra que una deslavazada?

¿Cabe algo que no esté desectructurado?

Abrazos

tomas rivero dijo...

Tiempos difíciles de discursos esópicos y bajeza literaria, decía, más o menos Lenin, sin saber la que se nos venía encima.

Y para más incapié en la ruina, uno se desectructura tambien personalmente. (¿Qué querrá decir desectructura?)

El poema. El poeta.

Salud, paisano.