sábado, 9 de abril de 2011

Soy un tiro por la espalda
ese desasosiego de la trastienda.

3 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Ay...éste duele, joder, como duele contemplar el cadáver del otro...
Se llama empatía,
:) besos, bonito

tomas rivero dijo...

Estos dos versos no hablan de ningún cadáver, Sofía.
Este poema habla de esa duda que te deja el otro cuando no está, cuando te da la espalda. Y la trastienda es ese lugar trastero dónde vamos dejando nuestras sospechas. Nuestras desconfianzas.

Saludos

Sofía Serra Giráldez dijo...

pero si yo me refería a eso..a mí los cadáveres no me duelen, Tomás, me duelen las espaldas, las mías o las del otro cuando las veo. es un poco como que los únicos muertos que me duelen o me asustan son los muertos en vida
Cuando te dije duele es por que sentí literalmente el pinchazo de un tiro en el omóplato, y es metáfora y no, o sea, es verdad, sabía de lo que hablabas.
mua, poeta "sordito"..:)