miércoles, 16 de noviembre de 2011

Siervo de la gleba

  
Me he mirado en muchos espejos pero ninguno
como el tuyo,
ninguno como tus ojos cuando al atardecer
se cubren de sombras o cuando al amanecer
se llenan de aquietada luz,
y así somos dos seres que paseamos
el mundo desigual e injusto,
y si te miro de soslayo y tu boca se abre
para oírme,
desde las fachadas
el viento trae recuerdos de cuando éramos
esclavos y tristes.
Me he mirado en tus ojos una noche,
abatido, afligido tal vez por ruidos lejanos,
provenientes de cualquier frente donde la guerra
habilita, franquea las puertas a la muerte,
mientras en las plazas los hombres
guardan un fantástico, cómplice y difícil silencio.

Yo sólo soy un siervo de la gleba.

Un apelmazado terrón,
un pedazo húmedo de barro,
criado de la lluvia y de la selva,
siervo de sus fuentes verdes,
un paria un mancebo y un clown
y hasta a veces soy una serena y sedosa
lluvia que lubrica a las sirenas,
allá en alta mar,
allá donde los barcos giran y se pierden por rutas
inválidas, inútiles de instantes fáciles.
Soy un siervo de la gleba en terreno del señor,
profundo esclavo lamido a latigazos;
cruzado por hondos verdugones y cardenales
largos y melancólicos,
hoy en este solitario día catorce.


Soy un pordiosero
agregado a la embajada del dolor,
del asfixiante clima de pastos y rastrojos
por donde se arrastra la serpiente canícular
dulcemente devorada por el sol,
en España y en América en mis geografías favoritas
y mi soledad claudicante.

Yo sólo soy un siervo de la gleba.


6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Este poema habla de un siervo que tiene cualidades divinas, hay siervos y siervos. Un beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Este fue el poema que me alertó sobre la poesía que podría encontrar tras tu nombre.
Este fue. Este es.
Besos

Sofía Serra Giráldez dijo...

Y este será.

Tomás Rivero dijo...

Y dónde lo viste, Sofía. Tengo la memoria fatal.

Pertenece a un poemario del mismo título.

Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Loli, a ti no te digo nada que te ofendes.

Pero te dejo besitos azules con alas de ángel, que viven dentro de las musarañas que se esconden tras las cortinas.

Joser!!! con los besitos.

Hostal mi loli dijo...

Tomás que bonitos besos. Otros besitos de esos para tí también.