domingo, 22 de julio de 2012

Cosas de la vida

Me contaron que estabas enamorada de otro
y entonces me fui a mi cuarto
y escribí ese artículo contra el gobierno
por el que estoy preso.
-Ernesto Cardenal-

Déjame que te entretenga,
que diga a tu oído cada mañana
cosas de la vida.
Déjame,
para que no muera
que te hable de la muerte.
Tal vez mañana haga
huelga general y salir a la calle
sea mi último gesto.
Tal vez muera asesinado por accidente.
Como son asesinados todos los pobres de la tierra
todos los que aman,
pobres enamorados
buscándose en la noche del día.
Deja que diga a tu oído
cosas extrañas, incomprensibles,
bellas por tanto,
algunas cosas de la vida.

8 comentarios:

icaro dijo...

no dejar de nombrar para ser

anda, déjame que te cuente. Me limitaré a lo extraño, a lo bello

Isolda dijo...

Me gusta, Tomás, mucho. Las cosas de la vida, incluso las instempestivas y raras son más son bellas que la muerte.
Besos.

Tomás Rivero dijo...

Ser siendo lo que somos. Malditos poetas.
Cuéntame, Ícaro. Antes de que el enemigo me lleve preso.

Tomás Rivero dijo...

Gracias, Isolda.
La muerte nunca es bella, aunque a veces se rodee de motivos hermosos. Cualquier "rareza" es preferible, antes que morir.

Un beso.

ohma dijo...

si le contaba cosas de la vida es porque continuaba vivo.
Saludos

Joaquin Sabina - dijo...

Si es por secretos entre poetas... jajaja tú y yo sabemos muy bien a quien le dedico mis versos.

Tomás Rivero dijo...

Se las contaba desde la vida, Ohma. Pero teniendo en cuenta que podría morir. Como mueren los pobres.

Saludos.

Tomás Rivero dijo...

Pues no tengo yo secretos con poetas, ya ves, Joaquín. Si te apetece cuéntame alguno. Tú sabes mogollón de ellos. Yo no los frecuento. A los poetas.
Y por otro lado no tengo ni idea a quien le dedicas tus versos. Es más no tenía ni idea que los escribieras.

Jaja o jajá. Vámonos. Te veo por tu Plaza Mayor.