miércoles, 15 de agosto de 2012

Pasado

Si estás solo o fueres abandonado
el silencio que te rodea
es orbital y no puedes oírlo.
Ahora único y rotundo
te das nombre de solitario
y lo que sobra eres tú.
Tú como esa vacuidad del lugar
que dejan las hojas en el árbol
cuando muertas
se recogen a meditar en tierra
cayendo
con un golpe definitivamente santo.
Todas las huellas son tristes
porque llevan un débil viento
que las borra
impidiendo que regreses
al pasado.


8 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Tomás, tus potentes versos me recordaron otros, si me permites:
"Cuando se va quien se quiere,
el campo se torna oscuro
y andas a ciegas, buscando."
Rafael Alberti (Baladas y canciones del Paraná)

Gracias por ellos.

Shandy dijo...

También las huellas pueden permanecer permitiéndonos la memoria poética. (Pero me gusta ese verso de "débil viento que las borra"). Y, a veces, el solitario no sabe que sólo se sobra a sí mismo.
Un texto de belleza melancólica.

evarpicazo dijo...

:*
beso

Tempero dijo...

A veces el pasado es una inútil ceremonia de vida. Ante ciertos hechos yo suelo hacer tabla rasa y partir de cero. ¿Postura cómoda? quizá.

Bien definido el silencio como orbital aunque cósmico tampoco desencajaría.

Aberazos.

Tomás Rivero dijo...

Miguel Angel, mis versos tal vez no se parezcan a los de Rafael Alberti, pero la comparación me honra.
Un saludo.

Tomás Rivero dijo...

Único y rotundo me doy nombre de solitario, porque me lo he ganado. Y defiendo esa soledad con cierta melancolía. Sí. Para que ella, la soledad, no interrumpa de forma violenta el fluir de mis cosas: el paseo solitario de la mano de ella, la noche de amantes cubriéndose en lo oscuro, la ciudad mostrándome a hombres y mujeres frágiles y hermosos, la luz: el día en el que me abrazó ella...

Besos, Shandy.

Tomás Rivero dijo...

Un beso, Eva. Dos besitos.

Tomás Rivero dijo...

Tempero, el poema es un gran poema, y me importa un bledo que lo haya escrito yo. Y tus cuitas (angustias/ desconsuelos/ consternaciones/ agonías/) son tus cuitas y deberás resolverlas ya. Junto a tu velado derecho de pernada. Yo fui un camarada dispuesto a todo. Dispuesto a resolverlas contigo. Y este blog puede hablar de lo que tú quieras o de lo que a mí me de la gana.

A veces el pasado es memoria histórica: que las victimas recuperen el honor que les fue arrebatado (¿..que te has enamorado, te jodes).

Postura cómoda, sí, mostrenca, egoísta y con mala baba, evidentemente. Muy lejos de lo que tus blogs, "La silla de anea" por ejemplo, predicaban.

Vámonos.