lunes, 31 de diciembre de 2012

Servilleta

Doble su punta sobre el mantel herético
la servilleta amable de tela de algodón
deposite restos de comida limpie sus labios
tersos
degustadores de manjares
déjela sola en la mesa dígale adiós
un hasta luego lleno de secretos
y cuente mintiendo que estuvo de ágape.
O que celebró una cena de año nuevo.



4 comentarios:

Mareva dijo...

te robo a esa servilleta una esquinita para cantar ésta noche las dulces mentiras

placer leerte

salud

Tomás Rivero dijo...

Las mentiras siempre son dulces para que se parezcan a la verdad que deseamos. No nos gusta la mentira. Pero muchas veces no nos gusta la verdad. Nos queda por tanto convivir con la verdad de unos y la mentira de otros. Nosotros miramos a ambos lados para saber. Y no sabemos. Y a veces incluso sí. Dulces y amargas mentiras.

Salud.

Amando García Nuño dijo...

Quizá la servilleta denuncie tu impostura.
Sugerente. Un abrazo.

Tomás Rivero dijo...

La servilleta denuncia. Y no sé muy bien qué impostura. Sé, eso sí, que se queda con ciertas e importantes verdades.

Un abrazo.