domingo, 5 de junio de 2011

LONGEVO PÚBER


















Yo puse en pie un imperio
de manera imperativa.
Esa redundancia no fue suficiente
para que el alma de los otros
dejara de incendiarse.
Porque poseo un cuerpo gastado
que precisa una carne joven
que me distancie de la muerte.
Una piedra eficaz
un sólo golpe
un atisbo raudal
un tiempo.
Te quiero y por quererte
se que me va a pasar algo
grave o distinto.
Ayer las calles mágicas
las rutas sin destino.
Hoy tibias palomas blancas.
Ese nido tan frío como de cristal.
Después nosotros dos aún
las desveladas sombras
las miradas de miedo
los recelos oportunos y dulces.
Nosotros dos aún a pesar
de todo ese tiempo.
Crucificada pareja
acercándonos a la eternidad.
La piel es perfecta y perecedera.
Somos demasiada soledad
aun es insuficiente este tiempo
quisiera compartirte
y que me dejaras.
Vendrán jóvenes azules
con barba y músculos.
Desdentados leopardos
druidas mudos y vates con careta.
Y todo será tan exacto
como un número impuro.

1 comentario:

Hostal mi loli dijo...

Foto preciosa ¿es tuya? y la poesía fantástica,aunque me da pena por los desdentados leopardos.Te espero en el sur,pa mí que te has ido al norte.