viernes, 3 de junio de 2011

MAÑANA












A Juan Quintana

Demá


Gira
gira en la noche
el hombre moderno se pasea
se desluce en los neones
y la lluvia
gira gira
busca incansablemente
sus babas apócrifas
en charcos lóbregos
y alcantarillas lánguidas
y gira gira
con la nubes del cielo
pulsa el asfalto
incansable
pensando en sus odios
en sus coétanos
en sus césar pavese
van gogh maiacovski
pensando en susamores
que perdió que encontró
y dejó pasar girando girando
en la bilis el deseo la nausea
grito terrible en el que tendido
se muere se ama y se duerme.
No pongáis en mi calavera
cintas de colores
ni aceitunas en los cálidos
escalones de mi tumba
no pongáis narcisos en los oscuros
pasillos de mi ataúd
dejad el día y sus contradicciones
dejad en mi interior dedos de plástico
hurgando venas vísceras.
El hombre grandilocuente
se eterniza en instantes trascendentales
y odia las muecas los gestos amargos
las sonrisas de neón
esas vestales caídas 
desde ventanas decimonónicas
y el viento el cielo la luz
esparciendo las sombras
me traen el olor de los cementerios
y sus suicidas.


2 comentarios:

Carmen dijo...

te dejo una canción que no tiene nada que ver con este poema pero la he escuchado y he pensado...ésta podía sonar perfectamente como música de fondo en una de esas reuniones con Juan Quintana, que nos ilustras con sólo la pata del banco

http://www.listengo.com/song/8f706dea

un beso a la pata del banco que falta

tomas rivero dijo...

Esta le hubiera encantado. En aquellas noches de Orcasitas sonaba entre copa y copa. Un tango de Gardel: "Volver"

http://www.listengo.com/song/8647274

Un beso, Carmen.