martes, 8 de noviembre de 2011

Recordar un perfume

Durante el leve bullicio que levantas cuando
regresas a casa del trabajo,
donde caben algunos paquetes y un beso,
me hablas de aquel perfume
que olimos juntos una tarde.
Y me pregunto cómo puedo y qué debo hacer para recordar
los perfumes, ya sé que tú no intervienes ni interfieres en
mis pensamientos o mis manías, pero un olor debe tener
un código, una numeración a la que recurrir para salvar
un beso, una historia, una llegada bulliciosa.
Ya sé por tus palabras que era intenso, pero yo solo
recordaba que era un día de lluvia.
Y mi amor ¿qué quieres que haga para
recordar el olor de un perfume si con el leve bullicio,
el dejar paquetes y el volver rendida,
impidió durante toda la tarde
que leyera en tu mirada?



8 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

El perfume es imposible de recordar si cuando lo oliste no lo asociaste a algo agradable o desagradable, la memoria funciona asociando olores a sentimientos, si no hiciste algo importante a nivel emocional asociado a ese olor no lo recordarás nunca. El poema indica que a ti los perfumes como que no te ponen, prefieres oler un clavel o una rosa, eso si te pone. Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Pero que lista eres Loli. Es que al fin y al cabo, soy de campo.

Un beso.

Eva R. Picazo dijo...

Precioso

Tomás Rivero dijo...

Eva, ¿te gustó?

Tengo un truco para que salgan preciosos.

Son preciosos porque son las cuatro de la tarde y me acabo de zampar una corvina al horno, lo cual me proveerá de proteínas para hacer un nuevo poema a eso de las siete de la tarde más o menos.


Quedas emplazada.

Unos cuantos besos, por aquí y por allá.

Eva R. Picazo dijo...

Jajaja poemas de corvinas!! Fantástico..... a las 7 creo que tengo podólogo con la mayor pero a la vuelta paso seguro!
:)

José Baena dijo...

A mi también me gusta Tomás, los perfumes tienen un embriagador poder de convocatoria, como las mujeres, y si los sumas uno se pueden llenar auditorios...me apunto los ciclos de tu metabolismo poético, qué bien te cuidas!

Tomás Rivero dijo...

José, es el tiempo. Los ciclos, es tiempo. O edad.

Seguramente Batania tenga sarao después de esto de los poetas críticos, sería una ocasión excelente para vernos.

Un abrazo.

José Baena dijo...

Sí, algo he leído sobre un sarao post -tempestad, me apuntaría gustoso así que estaré al tanto.

Un abrazo.