domingo, 29 de abril de 2012

Citas desinteresadas

“Y un poeta sería muy tonto si creyese hoy que un verso va a cambiar el mundo.”
-Luis García Montero-

11 comentarios:

Tomás Rivero dijo...

Lo dice la voz de la experiencia.

Hostal mi loli dijo...

Yo debo de ser tonta porque busco ese verso, es más creo que existe y habrá que encontrarlo, es un verso mágico, con poderes. Besito Tomás.

Shandy dijo...

Es García Montero el que me parece un poco tonto.
No, un verso, la poesía, la belleza no pueden cambiar el mundo... "Sólo" ayudan a mantenernos vivos:

"No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...). Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería... son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos".

¿Quién dice esto?

Te dejo una pista.

A Él le llaman:

"Oh Capitán, mi capitán"

Versos, Poeta, para seguir viviendo. Y besos

Tomás Rivero dijo...

Walt Whitman.

El club de los poetas muertos.

¿Henry David Thoreau Walden, “La vida en los bosques”,1854?


Besos, Shandy, para seguir amando.

Tomás Rivero dijo...

Loli, yo también me apunto a tu club, debemos ser tontos tras un verso que salve al planeta. En este caso me gusta serlo.

Me salté el turno de respuestas, y en este caso no me gusta ser tonto. Pero tú me disculpas.

Un beso, Loli.

VICTOR GATO dijo...

G.M. no es santo de mi devoción, es más, apenas lo tengo en cuenta, para mi es un pelmazo de tío; pero en este punto concreto, me encuentro bastante de acuerdo con él: ni un verso ni doscientos.

La mayoría de la gente lee best sellers, Tomás, no nos engañemos, se distrae de sus agobios, jjj
Pero la razón más importante es que la gente sólo escucha, o lee, lo que venga a reforzar sus creencias; y lo que sea ajeno a sus creencias, le resbala por el oído, o se los taponará previamente. Por tanto, se trata de una de partida de cartas marcadas desde el pricípio. La capacidad de apertura de la gente es muy reducida. Queda poco margen para la labor didáctica, o reflexiva si quieres, de la poesía.

Por supuesto que creo que la poesía es totalmente imprescindible y que reconforta interiormente -o psicológicamente según a cada cual (labor terapéutica muy económica)-, pero de ahí a pensar que es un gran instrumento para el cambio ... mmmmm

Más bien creo en la labor de la poesía en tanto que aumenta paulatinamante la sensibilidad de la raza humana, su capacidad de percepción, de observación, de detenimiento, de no vivir como un autómata o un mero animal, de ser más coscientes de cada momento, y más conscientes de nuestro interior como de cuanto nos rodea.
Y, una vez llegando por este camino, casi cualquier poesía me es válida para estos fines. Éste es un camino poco revolucionario; es más, es un camino muy pesado y largo, pero sin posibilidad de involución. Es la revolución de la conciencia. Y nunca implica que excluya la convivencia con otros caminos más drásticos. Esta postura, de por sí, es ya incluyente.

El poeta sí puede cambiar al mundo, pero a muy-muy largo plazo, nosotros no lo veremos, jjj Para mí, la poesía es "la gota persistente" en sus muy variadas formas.

Es mi humilde y respetuosa opinión, Tomás.

Un saludo.

Tomás Rivero dijo...

Pues ya ves Victor, después de tu larga exposición, casi que no tengo nada que decir sobre el tema. Casi.

A mí me sirve la poesía para seguir vivo. Total, vida más, vida menos...tienes razón, no sé como no me quitaron de en medio, los seguidores del best sellers. ¿O me quitaron y yo soy optimista negándolo todo y mirando mientras las rutas que dejan las aves en el cielo?

Saludos.

VICTOR GATO dijo...

Hace un tiempo, Tomás, de repente, un día, me di cuenta de que la poesía -no sólo la escrita y leida, sino la poesía como forma de andar por la vida- también era lo que me mantenía vivo (y peor aún, atado), y que ya estaba bien de huir de ella, y que era hora de asunirla. Entonces tuve que tirar por la borda otras cosas, y fue un día grande, una liberación.
Y también me quedé, igual que tu, mirando las rutas que dejan las aves en el cielo, y otras cosas peores que me producen aún más vergüenza decirlas en el bar donde tomo café por las mañanas y acepto discutir sobre el derbi sevilla-betis, por ejemplo, aunque ésto no me produzca ningún interés en sí, jj

Somos la gota persistente y testaruda, la que -por pesada- acabará partiéndo a la piedra.

Un abrazo.

Tomás Rivero dijo...

Esta respuesta tuya me convence más que tu primer comentario. Incluso creo que lo contradice.
Te comprendo. Siempre nos movemos entre los deseos y la realidad. Yo lo he resuelto negándola.

Pero puedo decirte que una buena jugada de fútbol, bien trenzada, con la intervención en la misma de al menos 8 o 9 jugadores, es pura poesía.

Un fuerte abrazo, Victor.

VICTOR GATO dijo...

Entonces eres un "negacionísta", jjjj

Yo también

Tomás Rivero dijo...

No, yo hay muchas cosas que no niego, Victor.

Negar la realidad, es "desacreditar" su importancia, su peso social, como impedimento. Los hechos históricos no los niego.

Abrazos.