miércoles, 28 de agosto de 2013

El agua de tus ojos

A María José B. (Hacía tiempo que no te dedicaba un poema)

Hoy mi mujer lavaba prendas delicadas
bajo el agua de un grifo
en una pila de piedra artificial
y usaba un leve jabón de dichas,
una intensa luz que penetraba en la terraza
a través de cristales encendidos,
una sonrisa sin nubes,
y al sol su pelo negro
de árboles y viento.
Y mientras la miraba pensé,
ten un pecho de abismo
poeta,
y nunca obedezcas
a razones,
escribe
sobre espumas íntimas,
que el agua de tus ojos
lave la luz.


6 comentarios:

M. J. dijo...

Gracias poeta.

http://www.youtube.com/watch?v=RYj3vgWlRc

MJ dijo...

Creo que no funciona el enlace.

Te lo dejo de nuevo

http://www.youtube.com/watch?v=RYj3vgWlRcA

Hostal mi loli dijo...

Enhorabuena a tí, Tomás, y tí María José. Que poema tan bonito. Besos a ambos

Hostal mi loli dijo...

Se me olvidaba decir que en este poema me siento Tomás y me siento María José, es lo bonito de la poesía nos podemos identificar y ser todos uno, o ser yoes iguales, o acaso seamos todos la misma persona. Besos.

Tomás Rivero dijo...

De nada, poeta.

http://youtu.be/Vg3znu_l9u4

Besos.

Tomás Rivero dijo...

Gracias, Lola.
Yo creo que va a ser como tú dices:
que somos todos la misma persona. La idea me cuesta ponerla a trabajar, es decir cómo invento un yo para cada uno de mis "mi", pero con un poco de práctica me veo en todos. Que se jodan los egos. Y las lista de espera y la cola del paro.

Besos, Lola.