domingo, 27 de mayo de 2012

Madera vertical

Con dedicatoria

Lo barroco lleno de miriñaque
lo abstracto lleno de birlibirloque
la pared clavada en el poema
o la piedra de una casa sujetando
la troje
el hueso máculo del traje
de un hombre que se abre el pecho
sujetando el pan.
La madera vertical apuntalando
viejos tejados
o el arado
lamiendo y cerrando las heridas de la tierra
abriendo
un caudal de savia
o una ventana al rio.
Y algún poeta retratándose en el paisaje
para pasar desapercibido de todo lo anterior.
Su traje de agua y casa levantándose.



4 comentarios:

Isolda dijo...

Un poema con una potencia magnífica en las imágenes . Conmueve y es muy hermoso.
Besos, Tomás, muchos.

María Socorro Luis dijo...

Me gusta el ritmo y la sonoridad de las palabras.

Me gusta el poeta con su traje de agua retratándose en el paisaje.

Me gusta todo el poema, poeta.

Y besos.

Tomás Rivero dijo...

Tal vez el poeta se deja llevar por las imágenes que en estos días pueblan su mirada. Tal vez, los paisajes.

Un beso, Isolda.

Tomás Rivero dijo...

Siempre agradezco tus comentarios, Soco. Siempre aprendo de ellos. Y sobre todo aprendo de tu sensibilidad y conocimiento.

Gracias por estar.

Besos.