sábado, 11 de agosto de 2012

Supón, caray!

Supón que vives en un cuarto
supón que no eres nadie
supón que mueren los demás
y tú -fatalidad- siempre te salvas
supón -lo siento- que solapadamente dejas de ser tú
y siembras un útero de ciertas anomalías
también llamadas traumas.
Supón que no comes
supón que siempre fuiste otro
y ahora no eres nadie
supón que jardín y arriate o macizo en flor
supón que entre los desnudos -los hay a millones-
hay uno que te gusta -aquí se inicia el desequilibrio- o que te ama
supón -no toda la responsabilidad va a ser tuya-
que jamás te dejaron ser otro
y este hombre que eres no te gusta
supón que nunca quiso la nada ser nada
supón que todo son dudas en tu vida
y que ese viejo remordimiento puede que no sea
tuyo del todo y pertenezca a tantos
supón que yo no soy el culpable de esto
ni tú
ni nadie
ni los demás
es la tristísima vida
o sólo una disculpa
o que he cogido un poco de frío en la espalda
caray!

6 comentarios:

Isolda dijo...

Supón que me ha recorrido un escalofrío al leerte. ¡Cuánto dices! Me ha conmovido.
Besos solidarios?, de alivio? besos al fin.

Miguel Angel dijo...

Supón que puedes suponer, que puedes vivir sin prisa y sin ruido. Supón que te has salido de la fila que te lleva al precipicio y no sabes quien eres, no encuentras la salida y añoras tu destino de hormiga. Supón que la galaxia se despeña ante tus ojos y no le sobrevives. Supón que resucitas y es un asco... ¡Tantos suponeres me agobian!

Tomás Rivero dijo...

Isolda, besos de alivio, sin duda. Y solidarios.

Gracias por tus palabras.

Tomás Rivero dijo...

Miguel Angel, coincido contigo, la palabra supón, abusa en este poema. Supone ella que es muy "importante". Sobran la mitad. Se excede.

Saludos.

evarpicazo dijo...

supón también, que yo tengo muchos días así de tontos, pero que vengo aquí y siempre sonrío

Tomás Rivero dijo...

Mejor sonreír, Eva. Sobre todo si vienes por aquí. Los días tontos aveces nos reconcilian, son otra manera de reflexionar.