sábado, 12 de enero de 2013

¡¡Goliat!!, ¡¡Goliat!!, ¡¡Goliat!!

Pero para luchar contra el gobierno de las cosas
este ser hizo pesas
se puso fuerte
y en adelante le llamaremos Goliat.
Por diversas rarezas
que a la sazón le fueron dados como objetivos
fáciles:
talleres de literatura, alguna autoedición,
o alguna performance, una plaquette,
creyó que podría ser poeta.
Y se puso a ello con la ilusión de un viejo vate
de aquellos que en un romántico tiempo pasado
llevaban armas o revólveres en la cintura
en el sobaco, junto al bolsillo del bolígrafo,
llamado por algunos bolsillo intelectual
por la cantidad de tinta que soportaban
estas faltriqueras sobradas de balas
que sabían defender un poema a punta de pistola.
Mas se equivocó. No era eso.

Sus primeros versos escritos en una noche vulgar
donde no colaboraron las musas,
ni había estrellas ni melancolía
ni cielo encapotado que prometía lluvia,
decían así:
                 “amanamano cristal tal vez
de murano,
tal vez distintos días
para los estragos o los estrados,
qué fácil resulta esto
de escribir, a pesar de los pesares,
a pesar de aquellos imbéciles sacerdotes
que relacionaban honradez con ignorancia,
predicaban,
tal vez pensando con el cerebro de reptil
-que aún todos portamos cerca de la nuca-
que en la sabiduría todo es malicia”.

Y cuando quiso poner punto y final a todo este
panorama lírico-mordaz, fue tarde:
resulta que triunfó, publicó, se afamó,
fue feliz, le dio un infarto.

Cacho cabrón dijeron los amigos
cacho mamón exclamó la editorial.
Y unos energúmenos frailecillos con alas de ángel negro
le llevaron en volandas hasta unas huertas cercanas
donde amigos verdes de ecología poética
depositaron sus cenizas
para que se alimentaran de él
las higueras los cerezos y un solitario nogal,
a la vez que gritaron tres veces:
¡¡Goliat!!, ¡¡Goliat!!, ¡¡Goliat!!

4 comentarios:

Hostal mi loli dijo...


Hay poetas de talleres y poetas autodidactas, como tú, me he reído con tu entrada ¿tenías intención de ello, de hacer reír? pues me ha encantado tu sentido del humor. Besos.

Amando García Nuño dijo...

Le habría valido más ser David, crítico literario.
Abrazos.

TOMÁS RIVERO dijo...

Sí, tal vez quería hacer reír. No sé. Tal vez es sarcasmo. Me echaron de un taller literario (Fuentetaja) porque quería dar un golpe de mano contra el profesor: que él fuera el alumno y los alumnos maestros. Lo pagué caro. Era un poeta disléxico, incluso autodidacta.

Besos, Loli.

TOMÁS RIVERO dijo...

Sí, también pudiera ser que desde el papel de David, le sacaran a hombros: por matar al poeta, es decir a Goliat.

Abrazos, Amando.