sábado, 9 de febrero de 2013

Sed

Yo encontré un verso
en un vaso de agua,
y fue al beber
cuando sucedieron
todas estas cosas.
No acusen a mi sed,
si acaso acusar debieran.


8 comentarios:

Isolda dijo...

Qué hermosura, Tomás. Un beso

Tomás Rivero dijo...

Un beso con vuelo de lavandeira, Isolda. Gracias por tu comentario.

Epifanio Grama dijo...

Dad de beber al sediento,
instinto humano es
de quien hallare a alguien
con la boca llena de sal.
Dar un verso espléndido
habiendo tanta, clara y limpia agua
es un puro sacrilegio.



P.D. Aprenda a contornearse mejor con la palabra y no tanto con los besos. Un epigrama como éste a mí me haría pensar (y a los que vienen con tanto emp(h)alago.

Amando García Nuño dijo...

Los poetas, especialmente los más acusados, siempre han encontrado los versos en vasos de vino, de coñac, de absenta... Sabían que al beber nunca sucedía nada.
(H)ermosura,sin (h)emp(h)alago,e(h)
Abrazos

Isolda dijo...

Me gusta lo mismo que aceptes besos y versos, ya sabes que algunas veces me parecen mravillosos, aunque Amando García Nuño tiene el toque de ironía simpre a punto. Con los vasos que los acompañes es cosa tuya, poeta.

Tomás Rivero dijo...

Gracias Amando por tus halagos que me animan a seguir bebiendo. Las fuentes, pueden estar dentro de nosotros. Y también hay otras que calman la sed de nuestro corazón mirando en otros corazones. Y siempre espero que sucedan cosas cuando bebo.

Un abrazo.

Tomás Rivero dijo...

Poemas para brindar con agua y besos y también, ¡cómo no! con un buen vaso lleno de versos. Y el agua que siga regando las fuentes. Y la que no queramos, dejémosla correr.

Un beso, Isolda.

Tomás Rivero dijo...

¡Ah! se me olvidaba, Epi-fanio: gracias por el interés que muestras por "Folios Grapados", día tras día.

Un saludo.