miércoles, 5 de junio de 2013

Teatro

OBRA EN UN SOLO -BREVÍSIMO- ACTO


Personajes:
                                   Jose
                                   Tomás

Actores:
                               José Horacio Martos
                               Tomás Rivero Fernández


                     *******            *******            *******


Se levanta el telón. Interior. Cualquier interior. Todos los interiores son iguales: su cocina, su baño, su televisor de plasma. ¿A qué sangre corresponde tu televisor?

Un día cualquiera. De lunes a domingo, cualquier día parece oscuro. Menos a los pájaros, que cualquier día les parece luminosamente único. No hay público presenciando la escena. Nunca hubo público, que a la escena incorporara su miedo.
Dos personajes con cara de Beckett. Dos proletarios incrédulos, con gesto de presos, parecen despedirse.

Jose: .- A ver si me escribes.
Tomás: .- No tengo tu dirección.
Jose (resuelto): .- Apúntala.
Tomás (tras una pausa, se palpa las ropas): .- No tengo bolígrafo.
Jose (gesto de fastidio, se palpa las ropas): .- Es igual. (pausa) Yo no tengo dirección.

Silencio. No hay aplausos. Cae el telón. Siempre cae. Comienza la huida.

8 comentarios:

Poti dijo...

Y un viejo loco nostálgico,y romántico que se ha propuesto
reunir a cuántos personajes de
aquella antigua obra le sea posible.

¿Locura,terapia,reconciliación
con el pasado?.¡Y yo que se,que más da coño!.

Saludos.

TOMÁS RIVERO dijo...

Pues creo que tienes que darte prisa, Poti. Por intentarlo que no quede. Algún día tiene que terminar la huida.

Saludos.

Hostal mi loli dijo...

Teatro del absurdo, como la vida misma. Besos.

Tomás Rivero dijo...

No creas que era tan absurdo, los protagonistas estamos vivos y absurdos como entonces. Y seguimos sin dirección.

Besos, Lola.

Shandy dijo...

Me gustan los breves porque dejan mucho espacio para la imaginación del lector, o del espectador.
Me gustan las historias abiertas porque el final de la historia está por escribir. La historia continúa tras las bambalinas y fuera de ellas.

Los personajes de este breve mueren cuando cae el telón. Los actores no. ¿Siguen esperando a Godot?

Besos Becketianos

Tomás Rivero dijo...

Algunos actores secundarios tuvimos ayer una reunión y provenientes de un sueño hermoso, nos declaramos no derrotados, que seguimos buscando y buscándonos y que estábamos aún excesivamente guapos, ya que teníamos parada la máquina del tiempo en 1982.

Seguimos esperando a Godot, sobre todo porque desde esta eterna paciencia, sabemos que nunca llegará. Y eso nos da esperanza. Pero una esperanza no idealista. No una esperanza boba. Sabemos que llega Godot cada vez que nosotros llegamos.

Besos esperanzadores, Shandy.

Poti dijo...

Y Leonard Cohen jamás escribirá nuestra historia porque nunca seremos los hermosos vencidos.

Bueno hermosos si que somos, y guapos, inteligentes, preciosos, divinos, geniales, divertidos, prudentes, y modes...

¡¡Ay señor, señor!! ¿Qué me esta pasando?

Besitos para tod@s

Tomás Rivero dijo...

Debe ser la edad, Poti. La de la inocencia.

Besos, Salud, Alegría...