miércoles, 11 de septiembre de 2013

Mancha

Arrojé el tintero con soberbia
sobre el papel blanco,
se trataba de ser
grandilocuente.
Es a partir de la mancha
cuando todo se nombra,
laten así
los pormenores del accidente.



4 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

En una mancha hay un mundo, un universo, la tierra es una mancha redonda y azul que flota por el espacio, y hay tantas manchas como personas y más. Besos.

Tomás Rivero dijo...

La tinta, la tinta.... la tinta que más mancha es la que gira y gira enlodada en la boca.

Besos, Lola.

Humberto Dib dijo...

Creo que la clave está en arrojarlo con arrogancia, salen las mejores manchas.
Un abrazo.
HD

Tomás Rivero dijo...

Supongo que la soberbia también lleva dentro algo de arrogancia. Lo imperativo siempre es entendido como una mala defensa, o un mal argumento. ¿Hablamos de algún defecto, si hablamos de los pormenores del accidente, ergo, mancha?

Un abrazo, Humberto.