sábado, 23 de junio de 2012

Púber

La métrica del paisaje en nombre de la luz
las esporas de abril
en nombre de la primavera
esa niña asustadiza que investiga
números extraños en su pubis
garabatos negros
álgebra de dulce tacto
un crucigrama que la altera
o la alza
por sobre estigmas
caléndulas geranios
anemonas en llamas
flores secretas
o el milagro del lilium.
Poema que la arropa
la tela que la ansía
el amor de los perfumes
la tibieza de las maderas
el algodón que la abraza.
Niña temerosa que investiga
y halla y logra y quiere
y va
y se encuentra.





2 comentarios:

Isolda dijo...

Tan plástico, tierno y real como el hallazgo logrado. Precioso, Tomas.
Un beso, por la orilla, supongo.

Tomás Rivero dijo...

Ella se reconoce. Y en ese hallazgo es otra.

Las orillas, los bordes, las lindes... supongo.

Un beso, Isolda.