domingo, 1 de febrero de 2015

Las formas

Leo en la prensa: El 40% de frutas y verduras que se producen se tiran a la basura por que presentan mal aspecto "estético". Manda güevos la cantidad de cómplices que el mercado capitalista consigue convencer de que las formas son importantes a la hora de clavarle el diente a una manzana.

Dicho sea de paso, con las personas parece que sucede lo mismo: el 90% son rechazadas por que no saben mantener "las formas". Tu posible razón o tu absoluta verdad necesita un envoltorio de lacitos de raso para que el argumento encuentre una apoyatura en el cuello almidonado de la camisa de tu interlocutor: has recorrido una parte de la verdad oliendo a jazmín, y esa "forma" meliflua te abriará puertas en los corazones envueltos con ropa de la marca "Desigual", aunque tu argumento sea una mariconada. Con perdón. La razón se apoya en el envoltorio. El envoltorio, la cáscara exterior, aprende filosofía a través de tu manera estúpida de vestir o de un uso dialéctico que nunca debe ir acompañado de puñetazos en el paladar de la mesa. Me voy a la playa a buscar orejitas de mar.



4 comentarios:

Shandy dijo...

Querido poeta, entiendo que uno se radicalice ante la estupidez. Es indudable que el contenido es más importante que el continente...la mayoría de las veces, sí. Pero el equilibrio entre ambas sería lo ideal, o lo "natural". Por exceso o por defecto en la forma se puede ocultar, difuminar o desvirtuar el fondo. Y lo valiente no quita lo cortés...

Dicho esto, no me importan que las manzanas tengan gusanito...

Besos con contenido y forma.


Tomás Rivero dijo...

Siempre he pensado que era la estupidez la que (se) estaba radicalizada, con lo cual a uno tan sólo le quedaban, o le quedan, deseos de sobrevivir y una autodefensa personal donde lo vehemente debería quitarle lo cortés al valiente que uno lleva dentro. Así son las "formas" que esta vida de culto popular, que aparenta cultura, se merece, querida Shandy: una respuesta merecida ante tanta estupidez como hay en el mundo. Este mundo dominado por la cultura capitalista, y ante la cual yo tengo mi alternativa: un contenido sin continente que derribe las cascaras de las formas, incluidas las paredes del Corte Inglés: todos peletes.

Me consta que te gustan las manzanas con gusanitos. A ti también te consta que a mí me gusta extraer con mis manos los frutos de la tierra. Ambos intentamos que “las formas” no vengan a estropearnos el paladar de una buena mesa con los puños encendidos.

Besos radicalizados, pero con un rico sabor a tinta de poema, a tierra de topos y sapos.

Besos con contenido. Y con la formalidad de una forma de estar en el beso.

Hostal mi loli dijo...

Vaya par de Contenido y Continente estáis hechos Shandy y Tú jajaja. Besos a ambos.

Tomás Rivero dijo...

Un intento de encaje, diría yo. ¡Ah los encajes..hilos y transparencias.

Besos, Lola.