viernes, 20 de mayo de 2011

Aquél día

Aquel día lejano muy lejano al entrar en casa
dejé sobre la mesa mis rodillas y mis codos
doloridos cansados
casi dejé un par de lágrimas rotas.
Teníamos un televisor rojo y lo encendí
me quedé dormido en la silla frente al televisor
y llegaste tú de un lugar extraño dándome besos
para que viera tu rostro redondo y jovencísimo.
Yo te quería tanto. ¿Cuál fue la verdad
que supimos mantener tanto tiempo en el aire
como un pulso como una espada
que jamás permitimos que nos golpeara
con su horrible amenaza?
Después tú enfermaste. Grave.
Y leve también yo enfermé
y comenzó una tormenta en nuestros corazones
un vendaval de pájaros locos que cruzaron por nuestras
manos y nuestra vida sin que pudiéramos tocarlos.
¿A dónde fueron las tardes compartidas
el aire nuestros ojos las letras caídas de aquellos libros?
¿Qué voy hacer sin ti cuando muera?
¿Y ahora vivo
qué voy hacer si vivo sin ti?.
Han pasado las horas y los días
han pasado los meses y los años
y no ha pasado nada todavía
amor.

         Dio come ti amo: Domenico Modugno

6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Me has dejado sin palabras.Besos.

tomas rivero dijo...

Todo un mérito Loli, dejarte a ti sin palabras.
Un beso.

Alas dijo...

Aquel día tan lejano parece hoy.

Es bellísimo, Tomás.

Enhorabuena.

Besos.

tomas rivero dijo...

Gracias, Alas.
Aquella tele roja sabía de amor y de desamor.
Besos.

Maria dijo...

Amores y desamores, todos sufrimos de lo mismo. La audacia es escribirlo diferente, como lo hiciste aqui. Y que al mismo tiempo, uno pueda reconocerse.

tomas rivero dijo...

Maria, gracias por tus palabras.
Yo diría que ciertos sufrimientos son placenteros. Y no es que tenga alma de sufridor. No. Es que el amor, sobre todo dentro del poema, siempre me ha dado, generoso. Aunque los versos vistan tristes.
Un beso.