martes, 30 de agosto de 2011

Corazón





…sabiendo él que le mamé con ardor.
-Catherine Millet-


Sabiendo él que le mamé con ardor
no le digas que le quiero
que piense que mi deseo creció
como su verga dilatándose
dentro de mi boca
pero que nunca sepa
que en mi corazón anida
la mejor escuela toda la técnica precisa
para amarle.
No le digas que ante su gutural espasmo le rogué
no la saques échalo dentro
que quiero llevarte en mi sangre
eternamente.
Sabiendo él que le mamé con ardor
su distancia siempre estuvo lejos.


2 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

En esta historia me parece que hay uno que quiere más que el otro.Es muy difícil de medir el amor.Besos.

tomas rivero dijo...

Es que el amor no se debe medir nuca. Y además siempre hay uno que quiere más que el otro, pero este no debe de decirlo jamás.
Besos.