miércoles, 26 de octubre de 2011

DADO


Nada tan fácil como sostener un dado
en la punta de la lengua.
Un dado hecho del hueso más necesario
que el hombre usa para ser un animal despierto
un ser vertical próximo a la frente
su reptil occipital de sangre fría
su manera de pensar
su necesario color sangre de muelas sencillas
sus mandíbulas para el pan
que siempre masticó de rodillas
de rodillas dio un trago de vino ardiente
para ver la luna más allá de las estrellas.

Un dado hecho del hueso del pasado
hecho de sol a pulso de saliva
en la punta de lengua
para después hacerlo girar rápido
dentro de la boca
y escupir un seís
el tres
un dos
las veces
el asco que sintió
tanta veces jugando a la vida
jugando a tirar el dado
para que la vida le diera un número
para que la vida tuviera
un número
ese por el que siempre cae el dado.
Un dado hecho del hueso más apremiante
de su vida de amante
que mira a las estrellas.

             Dead Flowers - The Rolling Stones

7 comentarios:

Neorrabioso dijo...

El poema me gusta mucho, el comienzo es muy bueno y descolocante, la alegoría me parece buena y no simple, y existe una parte muy lograda en la segunda estrofa, cuando se gira el dado dentro de la boca, pero también me parece que el poema tiene una longitud de versos, una treintena, un poco excesiva, te demoras un poco en algunos versos que no hacen avanzar el poema, creo que podrías haber dicho lo mismo en diez o doce menos. En cuanto al final, con cacofonía en apremiante/amante, creo que también es mejorable aunque, ojo, no me opongo para nada a las asonancias, pero una consonancia tan cercana y encima en final (vivo la ficción de que los versos finales de los poemas son más importantes que otros) no me parece tan adecuada.

Abrazos grandes, cachicuernos.

Hasta pronto.

Hostal mi loli dijo...

Tomás esto que has escrito es prosa poética o poesía de verso libre? es que no se mucho del tema y no se diferenciar. Sea lo que sea lo que has escrito impacta y cala,por algo será. Besos.

Sofía Serra Giráldez dijo...

A mí sin embargo esa asonancia del final es la guinda que me gusta, me encanta como me arrastra hacia ese final elevado y con él a la figura del hombre, pobre hombre dado, y dado. una pequeña esperanza, un atisbo de cielo en esta soledad tan aplastante y tan incierta de ser humano. Un final que me dice cuánto el poeta ama al ser humano.

Hablo de ella porque la comenta Batania y porque siempre se critica mucho las rimas asonantes, cuando pienso que es todo producto de los prejuicios de la crítica "miraquelinda", que también la hay, por muy feroz que pueda ser, o con muy mala leche que pueda ir (los miraquelindos críticos suelen tenerla). La rima asonante es el recurso más natural del hombre para derivar su lenguaje verbal hacia la "sonancia", ese recurso por el que el lenguaje comienza a perder significado por sí mismo y construye el aproximo hacia otro, el de la música, con el que liga, por principios históricos y por conceptos armónicos gran parte de los recursos de la poesía verbal. Así que yo apuesto por ella, cuando se usa en condiciones y con sentido, claro está, como todo en el arte. Si no, no lo hay. Si no hay INTENCIÓN.

Por lo demás te dejo mi crítica de siempre, y no por comodidad, porque más me incomoda a mí que siempre sea la misma (porque parecen peloteo para los ojos de los que miran de aviesa manera, PERO NO LO ES, si quieres me cree y si no, no, pero yo si algo no sé ser es pelota): ME CONMOCIONA, y además, me ha emocionado en lo muy-muy particular, porque hoy he subido un poema donde jugaba con la expresión "padre-dado", y en tu poema he visto al mismo hombre reflejado, y como ese poema mío sí es visceral y de tercera o cuarta catarsis, cantas en él para mí al hombre que tiene que sufrir todos los mazazos del ¿azar?...de la puñetera costra dura de la nomenclatura y los que se inclinan ante su poder. O sea, cantas a mi marido sufriente...esto como lectora privada, particular, individual, SIMPLE LECTORA.
:)
Un beso, Tomás

Tomás Rivero dijo...

Loli esto es poesía libre. Espero, pero una cosa te digo, yo nunca he entendido de poesía, ni de metro, ni de rima, ni de nada. Soy analfabeto, me canso de decirlo.

Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Sofía tus criticas siempre son favorables, abundantes, tanto que me apabullan, también lo sabes.

Pero creo que las "normas" del Club me impiden hablar de mi poema.

Un beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Eso, tú, a callar.
En realidad, a veces lo pienso, cuando se publica un poema en el blog, si alguien comenta después, el poeta debería quedarse callado... claro que como también son personas...yo entiendo que quien habla después no es el poeta sino la persona, er cueeerpo que lo sustenta...jejejeje
difisi, muuu difisi esto del doble yo y triple y quíntuple, pero en esta ocasión, normas son normas, ...a ver cuánto tiempo duran sin que las rompamos
;)
besos
Yo es que disfruto, soy sádica, haciendo chinchar con las críticas favorables... eso endurece los cuerpos, crea fuertes poetas. No hay nada más difícil de llevar que el éxito, para un poeta de verdad.

Neorrabioso dijo...

A SOFÍA: Sí, pero que no es asonancia, es CONSONANCIA lo que hay, y a mí me suena un poco fuerte, pero da igual, buen poema