lunes, 28 de noviembre de 2011

Republicano dolor


El ácido azul de las antenas
o los arcos triviales
primorosos
de los patios traseros.
El sueño como un arco de plata
tensado por dioses perdidos
bajo selvas sumidas
en los hielos eternos,
o cuando el hombre
sabe que a sus espaldas
se fragua una rendición sin piedad
ni condiciones.
Otro horror blanco y burgués
acogiéndose a la belleza fría
de pérgolas
y azuladas glicinias.
La persistencia de la obsesión
equiparable a ese inolvidable beso frío,
a la caída de la tarde
bajo el perfume que exhalan
los últimos cedros tristes.
Y nosotros presenciando la escena
con los párpados ciegos e inútiles,
tras bambalinas bellas
que nos protegían del miedo.




       The Durrutti Column: Without Mercy

4 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

No se si el dolor será republicano lo que si se es que es esclavo de algo o de alguien. Un ......como se llama eso ....a sí, un beso.

Tomás Rivero dijo...

Un beso, esclava.

Hostal mi loli dijo...

Lo de esclava está muy bien puesto.

Tomás Rivero dijo...

Es la segunda vez que respondes a una respuesta mía...

No te mortifiques, victima.

Besos.