martes, 20 de diciembre de 2011

Breve universo para una noche de bailes


Allá se ven iguales medusas y otras algas
acá anémonas iguales
que espinas tristes vieron un día
murciélagos sordos 
que nadaron en el aire.
El plactón
los recuerdos
mezclándose a la par
se recombinan
se hacen distintos,
forman nubes que a la vez son magmas
de una sombra espesa que obligada
por la luz, por la lluvia obligada,
por la voz oprimida, se hizo eco,
a solas, a solas
algo se oyó en la niebla;
la voz se hizo voz, la voz,
la inconsume, incombustible, ardiendo,
la inacabada niebla
que arremete, entra y sale de tugurios
y de noches, de bares y de bocas de metros.
Y monocorde y errante
el hombre
sediento de nalgas y caimanes
se abraza a una sospecha,
besa a un jíbaro que vende iguanas,
se consuela disperso,
aplaude a una pareja de esqueletos
que bailan en la cálida noche
con brío de tristeza,
a ritmo de cajones y tantanes.

Y después nada ni nadie
va a disponer por ellos qué manteles
qué vasos, qué sillas a su mesa.
La cena, la cena,
la sirven en dos lágrimas,
en dos cuencos de risas,
la cena que con ellos cena.

Abajo
continúa la calle.
Persiste iluminada.
Bajo farolas de caimanes bailan tango
una pareja de monos amaestrados
de aquellos que Fafka previamente
informó con decencia a la academia.

Y el nombre insiste
que no quiere
dejar
de ser
eterno.  

14 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Esta poesía no se si es reciente o es de hace unos meses porque me suenan los caimanes y las iguanas. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Esto son versos entrando y saliendo, Loli. Este poema debe de estar unos 11 meses más atrás,(por decir algo) en este blog y con otras intenciones.

Un beso.

eloy dijo...

Has puesto en el poema monos, caimanes, iguanas, medusas placton... y te ha quedado bordado. Con un cangrejo y un par de erizos habría sido casi perfecto. No obstante es de lo mejor de lo que te he leído. Opino.

Hostal mi loli dijo...

Que pena no poder saber las dos intenciones del poema, me voy a quedar con las ganas, aunque ayudaría a la comprensión del mismo, pero eso es pedirte demasiado. Tendré que derrochar imaginación. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Eloy, después del arca de Noe, estoy avergonzado de escribir tan mal.

Un abrazo.

Tomás Rivero dijo...

Loly, no sufras, creo que las intenciones del poema siempre son las mismas: decir en el siguiente lo que no se dijo en el anterior.

Pero, es cierto, podrías conocer las dos versiones.
Busca por el mes de Diciembre del 2010.

Un beso.

Hostal mi loli dijo...

En Diciembre del 2010 no lo he visto. Estará en otro mes del 2011. En esa época creo que no te conocía aún. Un beso.

Hostal mi loli dijo...

He descubierto que el poema llamado loli, lo sacaste en el blog en el mes de Abril de este año, entonces no se llamaba Loli, entre otras cosas porque no me conocías, supongo que un poema vale para muchas ocasiones y para muchas personas, dependiendo de las circunstancias. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Un beso fuerte por currártelo. Sabes más que yo. Tengo el alzheimer en la punta de la lengua.

Otro beso, Loli.

Hostal mi loli dijo...

Ahora lo entiendo Tomás, porque cogiste ese y no otro. Muchos besos. Tu si te lo has currado y muchas gracias.

Isolda dijo...

Por fin te he vuelto a rescatar de mi lista de blogger. Deberías hablar seriamente con tus folios y graparlos mejor. No me hagas caso ni lo sientas, ya te buscaré cada vez que te vayas! Vuelvo y encuentro tres entradas perdidas. Me quedo con ese poema lleno de imágenes exrañas, de hombre monocorde y esa estrofa genial sobre la cena servida en dos cuncos de risas...
Besos, tambien con el alzheimer en la punta de la lengua. (No suena tan mal, jaja)

Voy a ver la versión anterior, que no se diga1

Tomás Rivero dijo...

Isolda creo que esta es mejor.

Pero creo que las dos son buenas. Creo que voy a hacer una tercera versión extraordinaria. ((Tuve dos abuelas (Agustina y Luciana) y una bisabuela (Irene))

Un beso.

Lokdos dijo...

a mi todo este zoologico me va perfecto Rivero.
me encantan tus animales.
Beso!

Tomás Rivero dijo...

Marcela, yo quería tan sólo hacer un homenaje al hombre urbano-humano que se descompuso leyendo "Imforme para una academia" de Kafka.

Besos.