viernes, 2 de diciembre de 2011

Habitantes

Yo habitaré después de ti y lo harás tú también sobre la huella que dejara abierta un reptil, un simio, esa hembra de león. Seré un hombre en una plaza expuesto a las inclemencias del clima, a este ozono firme y frío. Erguido como una roca que soporta el viento azul del norte, la lluvia gris del sur. Los paseantes verán en mí el bronce de la futura estatua, las afiladas garras de la basílisca arpía, la viperina boca de la mítica gárgola. Un estático sueño de granito, una columna de mármol pentélico. Más cerca de ti que nunca, lejano yo, en la llanura  de Ática.



                Song song for Ireland: Mary Black


6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Precioso. Un beso.

TOMÁS RIVERO dijo...

Otro para ti, Loli.

Ventana indiscreta dijo...

Tomás, es difícil censarte como habitante común.

Pentélico: a tomar por saco el de Carrara. Tú di que si, que p'a marmóreo tu cuerpo poético. Es que hoy estoy cachonda como comentarista. Una no puede relegarse siempre al rictus poético.

TOMÁS RIVERO dijo...

Ya te veo, ya te leo.

Yo Acrópolis, tú cachonda. Espero que no sólo como comentarista.

No hay divisiones anímicas en lo poético, es una actitud un estar. Y además no depende de la voluntad.

Ventana indiscreta dijo...

Sobre la voluntad Vallejo dijo ésto:

«En el poeta socialista, el poema no es, pues, un trance espectacular, provocado a voluntad y al servicio preconcebido de un credo o propaganda política, sino que es una función natural y simplemente humana de la sensibilidad»

¿Te hace?

TOMÁS RIVERO dijo...

Claro, es mi poeta. Lo sabes.

Y yo soy, como su mujer Georgette, socialista, rama "troska".