lunes, 19 de diciembre de 2011

Vosotros lo habéis querido

Un poco más abajo está la Columna Durrutti esperando. Un poco más arriba está la Columna Durrutti. Bajar para subir.
Durante los años noventa, perseguí a este grupo por todos los rincones de Madrid. Me tenían hechizado, todo hay que decirlo.
Vini Reilly era un genio. Bajen los agudos. O suban los graves.


Con este tema debí morir diez veces. La once no pude y vivo para oírlos eternamente.


The Durrutti Columna: All that love and maths vs Mondriaan.




6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Es música de ángeles que vuelan por el espacio entre nubes y cielo azul, y parece que el espíritu pueda volar al oirla. Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Sobre un fondo del pintor holandés, Piet Mondrian.

Un beso, Loli.

Ventana indiscreta dijo...

Musicalmente, literariamente, el pasado fue mejor. Este grupo no lo conocía. Y ese tema con guitarra eléctrica y violín está cargado de un lirismo de golondrina lenta.

Besos, ubérrimo Tomás.

Tomás Rivero dijo...

Me gusta más el tema anterior, será por la extensión que les deja explayarse.

El pasado y mi respeto por él, te va a servir de alimento. Hasta un punto: un día tendrás que invitarme a comer. Para seguir siendo fértil.

Un beso, golondrina lírica.

Isolda dijo...

No voy a hablar de tu Columna, es un tema uuevo para mí y me parece algo obsesivo; encima le pones un fondo de Mondrian! Ya sabes, para gustos colores. Pero haz el favor de dejarme quieta en tu blog, (ya sé que no dependerá de ti) pero no hago más que ir y has desparecido de mi lista de blogger. Y quiero encontrarme con tus entradas. Todo esto es cierto y solo te lo digo para que sepas que cada vez que te vas, te vuelvo a añadir. Y que si me pierdo algo, las culpas al maestro armero. Ande andará? Pues eso, Tomás que aquí seguiré, viendo tus cosas y para enviarte besos.

Tomás Rivero dijo...

Isolda, que no depende de mí está clarísimo. Y lo malo es que yo no se cómo se arreglan los estropicios de blogger.

Yo si me estoy quieto.

Lo siento. Besos.

Tambien lo siento por Mondriaan y por la Columna.