sábado, 11 de febrero de 2012

Sed de caballos

A caballo galopa hiriente la mirada inyectó lágrima
la crin disuelve las dudas del aire
y si cae el jinete la nieve le servirá de almohada
nunca será herido ni tendrá sangre
para seguir adelante.
Cabalga montura doblegara el ímpetu
del caballo su querencia
asistirá ensimismado a su pesadumbre
y en medio de la soledad verá su sed
en aquél mar en calma.
¡Ah mi soledad de cuádruple caballo encinta.
Los calabozos ensimismados que dan miedo
a los pensativos.

Cabalga sobre mi cuero
de cantaro
busca las fuentes
que contiene la sed de los caballos.


4 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Para mi si fueras caballo, serías caballo ganador y libre, sin riendas, y un pura sangre. Besos.

TOMÁS RIVERO dijo...

Pues ando mostrenco, Loli.

Besos.

eloy dijo...

Rítmico como el trotar de un caballo hermoso por una playa limpia en febrero.

Tomás Rivero dijo...

El trotar de un caballo siempre es bello. Yo los prefiero libres. Pero aquí, en esta vida, a la cual espero le quede poco, sólo hay caballos libres dentro del poema.

Un abrazo, Eloy.