jueves, 9 de febrero de 2012

Muerte del poeta

Te has ido, yo sé que solo
y a mí me toca
con mis dedos impuros
abrir tu boca
oír en ella tu lengua
pérfida y pecadora
hombre embravecido y pequeño
inútil
poeta y músico a la vez
que en tu alma crepúsculo te agotas
cada tarde
cuando llega un entreluces
y se apaga el suave olor de los limones
que perfumaba tu nombre.


12 comentarios:

Eva R. Picazo dijo...

que triste Tomás....

un beso

Tomás Rivero dijo...

Siempre lo digo. A mí esta tristeza siempre me reconforta. Tanto que no la considero tristeza. Alimento, tal vez.

Besos, Eva.

Ventana indiscreta dijo...

Anouar Brahem y su laud...

TOMÁS RIVERO dijo...

Un punto azul.

Anouk A. dijo...

Qué bello poema, fue delicioso encontrar, después de la tangible tristeza, tan corporal, el perfume sutil de los limones y el eco de una palabra como pequeño talismán que se esconde en la mano cerrada.
Me gusta leer esto por las mañanas (para mí aún es por la mañana)
Besos :)

Tempero dijo...

¿No será premonitorio el título de tu poema?

Abrazos

Shandy dijo...

Después de la noche llega la aurora. La música de Anouar acompaña muy bien este bucle meláncolico.

Hostal mi loli dijo...

¿dónde está el poeta? un beso.

Tomás Rivero dijo...

Anouk, un placerme alegrarte la mañana.
Y un placer igualmente tus palabras.

Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Manuel, tenías otro poema mas abajo, "Optimista Poeta" para hacer tu pregunta. Pero no el poeta no muere. Lo matan siempre.

Pero imaginemos que sí, ¿piensas solucionar su muerte? ¿Leer en voz alta dos mil veces el poema "Masa" de César Vallejo?

Aberazos.

Tomás Rivero dijo...

Un beso muy grande, Shandy.

Tomás Rivero dijo...

El poeta está celebrando el cumpleaños de su padre, Loli. Hoy día 11 cumple 90 años y he tenido que leerle poemas entre copa y copa, tarta y pastel, y aprovechando que está sordo, y no me oye. Nunca le gustó la poesía.

Un beso.