miércoles, 29 de agosto de 2012

Hombre lento, indio, náufrago, poeta

Hombre lento, indio, náufrago, poeta
-Carmen Muñoz-

Hombre lento, indio, náufrago, poeta,
me llamaron esta tarde a punto de ser otro.
Ese otro que se recoge a meditar
y rompe anotaciones,
papeles con números o flechas
unas para arriba,
otras nunca, o fondos de saco,
casi siempre direcciones prohibidas
que supuestamente me dicen
adónde dirigirme dentro del poema,
y qué cantidad de papeles escritos
son importantes, fundamentales,
pero que un día, ni más ni menos azul que otro,
dejan de serlo caprichosamente.
Insignificantes los miro ahora,
recordando que imprescindibles,
un día me salvaron la vida.

Me recojo a meditar.
Veo al indio en la pradera
al náufrago sin letras
al poeta o vate retirándose a pensar
cómo se construye un poema
que diga la verdad
para que la mentira sea cierta.
Y escribo:
del atropello mortal quedó en el suelo
una agenda, un bolígrafo negro
y unas gotas de sangre.
Del atropello mortal quedó en el aire
el nombre de un hombre y de un tiempo,
la leyenda en la que yo era un hombre lento
un indio, un náufrago, un poeta.

6 comentarios:

Damu Aguirre dijo...

Tantas variedades de Ser en un mismo cuerpo que llegado el momento de elegir entre diversas identidades le queda a uno la cabeza hecha un remolino.

Carmen Muñoz dijo...

Quizás algún día te regale un libro

Quizás recurra a unas hermosas palabras prestadas para escribirte una dedicatoria en él ... Quiero que seas tú

Ese tú acoge y recoge a todos tus tús...hombre lento, indio, naúfrago, poeta

Un beso Tomás, poeta revolucionario

evarpicazo dijo...

Como siempre, muy bueno
Beso

Tomás Rivero dijo...

Incluso con ardor de esquizofrenia.

Un saludo amigo Damu.

Tomás Rivero dijo...

Yo quiero que seas tú. Intentar ser nosotros, Carmen. Con nuestras contradicciones; que puestas encima de la mesa deben servir para amarnos sin máscaras. Y no lo digo por ti. Lo digo por el uso fraudulento que hacen algunos de las máscaras.

Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Como siempre, tan benevolente conmigo, en tus comentarios.

Un besito, Eva.