lunes, 7 de enero de 2013

Verso a verso

La pared y mi perfil se descomponen,
mis versos me traicionan
y he soñado un poema que al abrirlo
verso a verso
no había nada dentro.
Ni sillas ni una mesa
ni nadie que quisiera
sentarse un rato a hablar con él,
o conmigo o con nosotros
o con alguien que pareciera
un usted con pie de ausente.

No había nada primordial o sustantivo
tan sólo un grito espeso deslizándose
hacia fisuras de papel gris
hechas en la ingle letra a letra
desde un fuego sin cenizas
que pudiera decirnos de qué pasado
vinieron tallándose estos versos.

Siento vergüenza
de poemas como este
que no dejan a nadie
quedarse a vivir dentro.

6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Poeta no dejes que te traicionen tus versos. Corres peligro de que ellos te dominen. Besos.

Amando García Nuño dijo...

Hay poemas que gustan de la soledad de sus muros. Supongo que también están en su derecho. A veces las visitas importunan.

Excelente. Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...


...he soñado un poema
que soñaba tu nombre...


Buen año Tomás. Mucho amor y mucha poesía.

Tomás Rivero dijo...

Mis versos hace tiempo que me dominan. Estoy bien bajo su reinado.

Besos, Loli.

Tomás Rivero dijo...

Pues sí, hay poemas que están en su derecho de exigir "déjenme en paz". Pero a pesar de visitas inoportunas, este, algo nos deja ver dentro de él.

Abrazos, Amando.

Tomás Rivero dijo...

Buen año, Soco. Amor y poesía. Hay poemas que nos sueñan.

Un beso.