domingo, 17 de febrero de 2013

Dado

Nada tan fácil como sostener un dado
entre los dientes.
Un dado en la punta de la lengua.
Un dado hecho del hueso más necesario
que el hombre usa para ser un animal despierto
un ser vertical próximo a la frente
su reptil occipital de sangre fría
su manera de pensar
su necesario color sangre
su marfil de muelas sencillas
sus mandíbulas para el pan
que siempre masticó de rodillas
y de rodillas dio un trago de vino ardiente
para ver lunas azules
más allá de las estrellas.

Un dado hecho del hueso del pasado
hecho de sol a pulso de saliva
en la punta de la lengua
para después hacerlo girar rápido
dentro de la boca
y escupir un seis
el tres
un dos
las veces
el asco que sintió
jugando a la vida
jugando a tirar el dado
para que la vida le diera un número
para que la vida tuviera
un número
ese por el que siempre cae el dado.
Un dado hecho del hueso más apremiante
de su vida de embelesado
que mira a las estrellas.



10 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Grande, Tomás.

Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Gracias, Paloma.

A propósito de grande, un día de estos los pongo en un libro: Grande. Muy grande. De esos que hay que pasar las páginas con las dos manos.
Lo dice mi horoscopo: esta semana será grande.

Besos.

Anónimo dijo...

Piratas tuertos de un huevo

Hermanos de orfandad escrotal

Testigos de la soledad testicular

1- La selección de la selección no es posible; por mí léelos todos.

2- No puedo dejar de ver compulsivamente este video,(http://www.youtube.com/watch?v=wBptIr-VL_w )ahora mismo me recuerda tantísimo a tí, no me preguntes por qué, corro el riesgo de si saber que contestar. Alguna imagen un tanto pretenciosa y alguna que otra Sabinada venida a menos, pero a pesar de todo, talentazo del chaval y sobre todo dedicatoria, porque ya lo he escuchado unas cuatro o cinco veces hoy en tu honor, me recuerda irremediablemente a tí.

Hostal mi loli dijo...

A veces en la punta de la lengua se pueden sostener hasta tijeras, la lengua da mucho de si. Besos, Tomás.

Tomás Rivero dijo...

Alimentado de un muslo molecular de ingles rasuradas y siempre tiernas, confesarte humilde que yo también a veces te hubiese besado mucho más de lo que lo hice. Y que me hubiese gustado estar junto a ti, en esa “condena por haberme conocido".

Compañero pirata, tuertos de un huevo, hermano de orfandad escrotal, testigos de la soledad testicular, compañero de compañones agraviados, nuestro futuro está en el huso (esa rueca que va hilándonos a ti y a mí) y también en el uso pirata y soledad de estos lastimados atributos. Es en su desgate de alma donde reside el mérito de nuestras cicatrices.

Gracias, “D. anónimo”, por tus palabras cantadas. También hago mía la letra de esa canción de Carlos Chaouen. Iré a verte ahora que aprietas el embolo más fuerte. Tengo muchos abrazos para tus venas de sangre agujereada. Tu camino y el mío son nuestros brazos, mi destino es mi gana por haberte conocido. Sin abstinencias, buscaremos juntos enigmas pintados en el cielo.
Ya ves que te respondo sin palabras propias, haciendo mía la letra de esa canción, llena de ternura, que me dedicas "irremediablemente".

"D.", intoxicado por encontrarme, yo de momento y ante esa selección de poemas que se te resisten, "..voy abduciendo la necesidad del verso, en vaporosos iris dilatados de la mano de un mal vino..": la selección será un éxito editorial.

Te quiero, compañero pirata.

Tomás Rivero dijo...

Sí, la lengua da mucho de sí. Y puede cortar como unas tijeras. Ya lo he podido comprobar. Y ver.

Un beso, Loli.

Shandy dijo...


"Dios mío, si tu hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no tienes nada de tu creación.
Y el hombre sí te sufre: el Dios es él!"
Cesar Vallejo, Poema de los dados

Interpretando los últimos versos de Vallejo, parece que estamos condenados -felizmente para mí- a jugar los dados en el tapete incierto de la vida. Y dado y azar -o azar dado- son palabras que culturalmente están asociadas,pero una vez tirados los dados somos nosotros los que podemos jugar con las múltiples posibilidades de los azarosos números dados.

Poeta, que los hados y los dados nos sean propicios, aunque Einstein diga que "Dios no juega a los dados", que eso es harina de otro costal y mi cabeza no está para elucubraciones tan peliguadas. Y también porque mi ignorancia en estos temas , como el universo, se expande...

Y con respecto al poema, no se muy bien por donde van los dados. Pero he disfrutado de él, y a esa reflexiones me ha llevado, que no es poco.

Besos dados al azar. Y usted disponga por donde caen...

TOMÁS RIVERO dijo...

Esta boca de hombre dado, escupe números, y ellos determinan un juego, al que él se somete plácidamente. El azar está en él, y tirar los dados "justificará" en su número impar las caídas, y en su numero par, la mirada.

El resto es poesía. O Mallarmé: Un golpe de dados jamás abolirá el azar.

No tengo claro que los números determinen mi voluntad de jugar con un dos cuando podía haber salido un tres lo cual me permitiría tener una oportunidad plus para poder acariciarte. Por ejemplo. Y desde esa "voluntad" ser feliz en un azar de caricias.

Besos azarosos, y usted disponga su timidez.

Shandy dijo...

Un golpe de dados jamás abolirá el azar: dado y poeta son un eterno juego dado dadá, una grieta feliz.
Siga usted haciendo girar los dados mientras mira las estrellas, y en el azar involuntario salga el número que permita ese plus deseado.
Gracias por el apunte de Mallarmé.

Tímidamente dispongo a voluntad los azarosos dados dados

Tomás Rivero dijo...

Buenas noches, Shandy, dijo el dado de la suerte. Ha salido un seis. Idea Vilariño:

SEIS

Entonces
todo se vino
y cuando vino
y
me quedé inmóvil

tú te quedaste inmóvil
lo dejaste saltar
quejándote seis veces.
Seis.
Y no sabés qué hermoso.