sábado, 16 de febrero de 2013

El Roto / Arco 2013

Demasiados comisarios. De todo. De las artes en general.
De la poesía. Incluso del corazón. Esos que te dicen como
se administran los sentimientos. El amor. Las carencias.
Los comisarios, responsables de lo que los otros no
quieren serlo. Esa disciplina suya, inclinando la balanza
de la normalidad a su favor. Que es la medida, dicen. El
orden, dicen. La orden. Las órdenes.




4 comentarios:

Shandy dijo...

Dicen que son los libros los que también nos leen a nosotros. Pues lo mismo la "enigmática obra" por la que el Comisario muestra gran interés.
El Roto tiene una sagaz y audaz mirada, su "medida de las cosas", que tambié le lee a él.

Saludos de la Comisaria de Comisaría que mide al Roto y al Comisario. Y al Poeta, besos.

Hostal mi loli dijo...

Habrá que crear anticomisarios o simplemente pasar de ellos. Besos.

Tomás Rivero dijo...

En este caso el comisario se reproduce a sí mismo a través de la obra que cree mejor se mide o se asemeja a él. Sabemos que aquella "enigmática obra" era su ego subido a pedestal.

Mas ser la medida de todas las cosas necesita también otra mirada más positiva, pues puede haberla. Esa medida de las cosas cuando midiéndome se meten en mi cuerpo: "Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo." Borges.

Saludos comisaria medidora, que me mides.

Besos, Shandy.

Tomás Rivero dijo...

Un anticomisario bueno, seguro que es El Roto. Creo que lo demuestra casi todos los días en sus viñetas. Incluso pienso que en muchas ocasiones está fuera de la linea editorial del País. O a su izquierda.

Besos, Loli.