martes, 15 de febrero de 2011

Último agradecimiento


Verano del 66. Ella se llamó Amelia,
y su nombre con una maniobra hábil,
previa retirada de los nudos “a”
entre los que se encontraba encerrada,
y en juego grácil de anagrama:
se abrió miel.
Su nombre dejó hecho en mí
un panal de derramados hexágonos,
un templo caprichoso repleto de secretos.
Durante estos años dentro de él han cabido
la aspiración helada de la noche,
la ambiciosa carnalidad de la luna en su boca,
un perfumado pañuelo rojo.
El olvido que lleva impreso


4 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

Los dos versos finales son de antología, preciosos. No quiero ser exagerado pero me han dejado con la boca abierta, materialmente.

Abrazos.

tomas rivero dijo...

Es que Amelia dio mucho de sí...literalmente hablando.
Gracias amigo Manolo. Un abrazo.

Carmen dijo...

por azar o sin destino, con maniobras que desembocan en pañuelos perfumados su nombre Amelia sabe a dulce, contiene la palabra miel

es de bien nacidos ser agradecidos (dice el refrán...o el dicho...o lo que sea)

tomas rivero dijo...

Es el último agradecimiento literario a Amelia, porque no pienso agradecerle más. Aunque efectivamente siempre le estaré agradecido. Por el bien del refrán. Qué sería de ellos sin personas que los dignificamos. Y algunas veces los desvirtuamos...