martes, 29 de noviembre de 2011

LA CRISIS

De vez en cuando, el ánimo que tengo descompuesto o escalón, tropieza  con el ánimo escalera-travesaño del otro, y me salto la regla y dejo aquí poemas de otros. Que no se acostumbren.

Hoy, se me vino encima el volumen con la poesía completa de Don Mario Benedetti. Y lo abrí, sin hache ni cerradura, por la página que decía "Poemas del hoyporhoy" (1958-1961). El primero de ellos se llamaba "La crisis". Crisis muy parecida a esto que hoy llamamos "Crisis". Sólo que Benedetti la escribió hace 50 años.


LA CRISIS

Viene la crisis
ojo
guardabajo
un pan te costará como tres panes
tres panes costarán como tres hijos
y qué barbaridad
todos iremos
a las nubes en busca de un profeta
que nos hable de paz
como quien lava.

Viene la crisis
ojo
quizá te esté subiendo
por la manga
quizá la tengas
ahora
enroscada sin más en el pescuezo
o esté votando con tu credencial
o comprando tu fe con tu dinero.

Oh cuánto cuánto
costará el escrúpulo
y la vergüenza buena
la importada
la que no encoge a la primera lluvia
la vergüenza de nylon
ciemporciento.

Oh cuánto cuánto
costará el amor
en la noche sin dólares ni luna
con los perros afónicos
y el sueño
firmando los conformes con rocío.

Oh cuánto cuánto
costará la muerte
ahora que no hay divisas
ni perdón
y no hay repuestos para la conciencia
ni ganas de morir
ni afán
ni nada.

Viene la crisis
ojo
guardabajo
no habrá vino ni azúcar ni zapatos
ni quinielas ni sol ni Dios ni abrigo
ni diputados ni estupefacientes
ni manteca ni frutas ni rameras.

Viene la crisis
Ojo
Guardarriba.

6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Genial, esto vale para todas las crisis de todos los tiempos. Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Será por crisis....

Besos, Loli.

Hostal mi loli dijo...

Tomás si quieres ver en directo en diablos azules un recital poético y chatear en directo , pásate por mi entrada del 22 de noviembre y mira el comentario que hace Antonio Diez y pincha directo, te dejo el enlace http://www.lahojaenblanco.es/

Tomás Rivero dijo...

Muchas gracias,Loli. En cuanto tenga un rato.

Besos

Ventana indiscreta dijo...

Y yo que pensaba que tú no tropezabas. Cachis.
Mira, Tomás, nací en el campo y vine a la ciudad. Hace unos días leí este articulito que nos viene de perlas a los urbanitas:

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Plantar/campos/cebada/esquivar/crisis/elpepiespmad/20111127elpmad_6/Tes

¿A que a nadie se le ha ocurrido que el modelo de ocio para occidente mientras te trabajan otros los productos por cuatro perras y te acaban desestructurando el tejido productivo es insostenible? ¿Y a que nadie se le ha ocurrido que el campo salva vidas? ¿Y a que nadie se le ha ocurrido que las bellotas son muy nutritivas, como las castañas?

Pues ahora, por tontos, nos comeremos el cemento. Que conozca de cerca: los portugueses son poco gastadores aún tienen un gran apego a la tierra. Ellos, al menos, en mayor crisis que la nuestra, no se morirán de hambre. Nosotros tampoco. Pero que nos tocará coger el azadón no lo pongo en duda. Que nos tocará recuperar tanto que hemos abandonado en el campo, tampoco lo pongo en duda. Vamos, que al Xanadú le ponía un petardo y a cambio decía a la gente: hagamos huertas con todo el agua del deshielo.

Un beso, como dice Benedetti, sin guardabarros. (Leñe, si eso era lo de las bicis.)

TOMÁS RIVERO dijo...

Comparto tus palabras de desheredada del arado y lloro sobre tu hombro.

La zona donde se levanta Xanadú era una de mis favoritas para correr en bicicleta. En fin algún día te cuento...


Y cuando llegaron las máquinas me puse a gritar delante de ellas: ¡Asesinos del paisaje! Es usted tonto, me respondieron. No ve que somos unos mandados.

Y me fui a un nido de perdiz cercano (que sólo yo conocía) y me puse a llorar sobre sus moteados y preciosos huevos.

Un beso, entrañable. (((al final hasta te voy a querer, me cago en tó)))