martes, 6 de diciembre de 2011

El beso / El de Marcela

Que le diera un beso no fue suficiente.
Ella quiso un beso con uves de aves
de voa más sedienta que un oasis.
Y él no tenía voca para vesarla
màs allá de sus islas.






10 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Que bonito, eso no vale, la Marcela llega la última y ya le haces poesías y a mí cuando? Porras¡¡¡

Tomás Rivero dijo...

Le dedico un poema. No se lo hago. Ya estaba echo.

Te lo he dicho miles de veces: no hago poemas nunca a nadie.

Te dedicaré un poema, palabra.

Lokdos dijo...

Me ha comprado tu poema. Me lo aprendì de memoria y no me lo voy a olvidar nunca.

Gracias



Loli, que sos hermosa!

Ventana indiscreta dijo...

Eso es lo que se puede llamar un beso con V de pintor, o de poeta. ¿Qué pasa, voeta (como el lis-boeta Pessoa), ¿que los besos más acá de las islas no valen?

Oye, Tomás, me llegó al alma lo de 'cimbre'.

Un ósculo.

Tomás Rivero dijo...

Marcela, es trampa, los poetas somos egoístas, narcisistas, y otros "istas". Fíjate, te dedico un poema, tú te lo aprendes de memoria y yo trasciendo más allá de las islas. :)

En serio, me alegra que lo recuerdes siempre.

Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Pessoa, Pessoa...palabras mayores.

Sofía, seguro que ahora tu alma, llena de cimbre, quiebra al viento como espiguitas verdes.

Si valen. Tus besos van siendo importantes. Aún les queda. Mas la sobriedad será vencida.

Un beso, entrañable.

Lokdos dijo...

jejeje que tipoooo este Rivero!

De todos mis istas, prefiero la hedonista que soy.
Vesos Tomás.

Tomás Rivero dijo...

¿Hedonista con todos los que somos?

Bueno, al final uno es uno. No dos.

Besos.

Shandy dijo...

Vaya,cóncavos y convexos besos con versos. Bien, bien.
Me gustan estos triquitroques

Tomás Rivero dijo...

Esa palabra no la conocía. Triquitroque. Y encima me gusta.

Más convexos.