domingo, 18 de diciembre de 2011

Esta mariquita se llama Ícaro

10 comentarios:

ícaro dijo...

¡se llama como yo!

la mariquita es uno de mis bichitos preferidos

siempre me alegra ver una, así que gracias por traerla

besos

Hostal mi loli dijo...

Es que Tomás te haces de querer porque nos mimas.Preciosa foto. Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Esta no se quema las alas volando cerca del sol.

Un beso, Ícaro.

Tomás Rivero dijo...

Loli, en el sur hay mariquitas hasta en invierno. Y flores de hibisco.
Un beso.

Ventana indiscreta dijo...

Siempre me parecieron que las mariquitas están esmaltadas.

Cuando cogíamos una de pequeñas, nos decían: ponérosla en la mano y decid:

mariquita, mariquita, cuéntame los dedos y échate a volar.

y, efectivamente, te los contaba y volaba. Era en los tiempos en que un árbol era un árbol (me gustó esa expresión, Tomás, porque entraña mucho).

Besos.

Tempero dijo...

¿Sabías, Tomás, que en Francia se venden las mariquitas para que se coman el pulgón? Sobre todo en la agricultura ecológica.

Abrazos, nadador.

Tomás Rivero dijo...

En mi tierra, tal vez por tener una carga más religiosa, o tal vez por tener más miedo, los niños entonábamos una cancioncilla:
"Mariquita de Dios córreme la mano y vete condios".
La tuya me gusta mucho más. La mía no está ni trabajada.

Un beso, Sofía.

Tomás Rivero dijo...

No sabía que se usaban como antiplagas, pero no me extraña nada, Manuel, ya que les encantan los pulgones.

Un abrazo.

Shandy dijo...

Juju, que lindas son estas bichitas. Me regresan a la infancia estos papasoles, así les llamábamos. Aunque en gallego tienen retahíla de nombres: xoañinas, maruxiñas, rei-reis, cascarrubias, costureiriñas...

Y mira, mira, como retozan y que bien se lo montan:

http://www.youtube.com/watch?v=QX1sQ5SlNo8&feature=related

Es un de un bellísimo documental, Microcosmos. Si te gusta la naturaleza, y no lo has visto, te lo recomiendo.

Tomás Rivero dijo...

De eso se trataba de montárselo. Retozan, retozan: me encanta que la gente se lleve bien.

Los nombres en gallego son bonitos y delicados.

Estos documentales del mundo más pequeño, son muy interesantes.

Gracias, Shandy.