sábado, 3 de diciembre de 2011

Oficio

Arriba y abajo siguiendo mis pasos
o pisando mis huellas
calcé definitivamente
el pie que me acompaña
e hice mi obra con altiva paciencia
rastreando cual apache
los cascos heráldicos de Kafka
por ejemplo
u otros por ejemplos
como De Rokha y muchos más
alguno más llegó hasta mi cuerpo
que respiró la libertad con agallas de anfibio,
o la falta de ella
con bífida lengua.


Y soporté hermético y soberbio
al poema caído en medio de mi frente;
que doblegado, abatido, impávido
gravitó dulce y amargo.
Fue reptando como una serpentina animal,
como una hiedra eterna y duradera.
Por todas mis tripas y mis hernias
fue dejando zarpazos de una gravedad
próxima al herido de guerra y su dolor hospitalario.


El poema felino, con enérgico vigor, me ha sometido
durante años. Obligado a pergeñar las heridas a los versos
o la letra a la palabra, he ido atando con hilos de sangre
el amor o la vida, el odio o la muerte,
añadiendo cabo al cabo, zurciendo y repasando
o corrigiendo sus afilados bordes,
así hasta vencerle un poco:
el poco de los genios o de los elfos o de los magos,
la brizna
del que somete a esclavo el remiendo literal,
a plancha el patrón tipográfico
a magistral borrador elegías y loas.

5 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Tomás, este es muy bueno, podías meterlo en el blog nuevo. Un beso. Estoy pensando en rifar un jamón para Navidad entre los participantes, no me falles. Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Egoísta. Vas a poner a la poesía al nivel que se merece: el del embutido

Besos.

Hostal mi loli dijo...

Me acabo de comer un bocata de jamón que me ha producido igual de placer que tu poesía. Lo siento pero así es la realidad.,poesía y embutido, dos cosas igual de placenteras. La ventaja es que tu poesía aún está y puede volver a ser un placer leerla y el bocata desapareció. Gana la poesía, uno a cero. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Contenta te veo. La idea tan buena que te dio Batania.

Besos.

Hostal mi loli dijo...

Creo que me la diste tú. Un beso.