martes, 31 de enero de 2012

Noche cero

Llena de murmullos y altibajos
la noche se prolongó creciéndose
yendo por derroteros varios.
Yo te miraba y con un rumor de dientes apretados
te avisé te quise te sujeté.
Y dijiste.
No fuerces la aritmética sonora
donde añade cifras el ruido de los números
no sumes no multipliques
resta o divide
y serás el vencedor de muchos.

Si echas cuentas
siempre te saldrán errores
errores múltiples
de aquí y de allá
una hora un mes
aquel año:
un día sin que tú te dieras cuenta
capaz de encontrar lo más hermoso
por ejemplo me besaste o te besé.
No fuerces los errores del número primo
hecha leña si quieres al orden mundial
y observa su implacable matemática
de continuos desastres
donde no se tiene en cuenta
la culta armonía del cero.

Y te abracé. Como se abraza
cuando la noche se ha fortificado
en noctámbulos candiles
y luces pábilas
y ya todo es apagado.

12 comentarios:

Íntimo fárrago dijo...

Querido señor Rivero, este poema además de pellizcar el estómago, si de mí dependiera estaría traducido a todas las lenguas.
He sentido emoción, y te doy las gracias, y un puñado de besos, para cuando te vengan bien, que hace mucho frío.



Nená

Gova Mar dijo...

Comparto plenamente con Intimo la emoción que he sentido al leer este poema. Sean verdad, sean mentira...a veces los versos ajenos son capaces de describir con una realidad más generosa lo que sentimos.
Y nos hacen temblar de emoción.
Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Nená, aquí en el sur hoy había 20 grados, pero por la noche bajan las temperaturas.
Eres una exagerada... ¡a todas las lenguas! Vértigo me da.

Sabes que agradezco tus palabras y tus besos.

Besos para el frío.

Tomás Rivero dijo...

Gova, tal vez la emoción sea sinónimo de verdad, una manera de descubrirla. La mentira entonces deja de ser importante. Incluso así ambas deban convivir.

Creo que una de las mejores cosas que le puede pasar a un poema es que nos conmueva. También encontrar a un lector que siempre lo recuerde.
Ambas cosas sé que son difíciles y raras. Si fue así merece la pena escribir unos cuantos versos.

Un beso, también para ti.

Eva R. Picazo dijo...

Es fantástico, y emociona

Besos Sr del sur

Tomás Rivero dijo...

Un beso, Eva.

Hace un día radiante en este sur.

María Socorro Luis dijo...

Permite que me una a la emoción.

Yo que amo las noches, esas que van "por derroteros varios"y de "noctámbulos candiles".

Esa última estrofa...

Egun on Tomás. Y besos

Hostal mi loli dijo...

Un buen abrazo y adios a las matemáticas. Buen poema con extraña combinación de elementos contrapuestos, números y amor, yin y yan, razón y sentimiento.Un beazo, muakkkkk. Un- número y beso- sentimiento.

Tomás Rivero dijo...

Permitida quedas, Soco. Ya sabes que siempre estas invitada a la fiesta de la emoción.
Esas noches, son gloriosas. Alguna referencia a ellas he leído en tus poemas y se que las amas.

Besos, para ti también, Soco. Buenos días.

Tomás Rivero dijo...

Loli, un beso de elementos varios que hacen una suma de restas que no van a quitar importancia emocional al poema. Ni al amor.

Besos para ti.

((mira que es negro el gato))

Shandy dijo...

"La culta armonía del cero". Nunca le había sido concedido a ese número tanto valor.
Un abrazo desde esa culta armonía. (Puedes darle todo el valor que crees que tiene).

TOMÁS RIVERO dijo...

Nunca es tarde para que el cero cobre importancia en nuestras vidas y nos iguale a lo que deberíamos ser y no a lo que somos.

A partir de hoy tus abrazos serán tan importantes como esa culta armonía ciñéndose a las cinturas de algunos náufragos necesitados de un cero salvavidas.

Un beso, Shandy.