lunes, 13 de febrero de 2012

Día de San Valentin

11 comentarios:

VICTOR GATO dijo...

Cuidadin cin el pisapapeles (pisapapeles parece)

TOMÁS RIVERO dijo...

Parece. Yo estoy intrigado.

eloy dijo...

Si mi chica me regala ese artefacto me quedo tan contento. Le veo la utilidad con su peso magro sobre unos folios con los últimos poemas.

TOMÁS RIVERO dijo...

Sin duda, ese es el lugar, Eloy. El mejor.

Hay más lecturas. Sobre todo si el falo sobre los poemas empieza a comprender su función pisapapeles, y desde su peso magro lee tus versos a hurtadillas.

Shandy dijo...

Caramba, es un buen arma. Pero diría yo, más que de seducción, de defensa. Parece una talla en madera. Podría servir de pisapapeles o de quiebracabezas ( a falta de rodillo).

Como regalo de San Valentín, podría ser una indirecta de que el tamaño sí importa: ¡Ay,no, madre! Desteche, mas no corte!

Así termina el poema "Las bendiciones de aumento"

http://sinpermisodetucaranilicenciadeustedes.blogspot.com/2009/11/las-bendiciones-de-aumento.html

Eva R. Picazo dijo...

Jajaja

VICTOR GATO dijo...

Puede tratarse de un arma contra los violentos de género, violadores, acosadores; para introducirlos por su retaguardia en la parte salva (quien con hierro atenta con el mismo hierro es atentado) jjj

Tomás Rivero dijo...

Yo creo que el tamaño sí importa, para bien y para mal. Necesidad. Modas. Fuerza. Orgullo. Pasión. Hombría. Desteche. Todo lo que se quiera. Medidas para saber el grado de soledad que nos corresponde a cada uno, según unas medidas físicas, materiales, que no coinciden con las diversas medidas que el corazón, el alma, precisan. Afortunadas ustedes, las mujeres, que no necesitan tener un tamaño determinado entre las piernas. Y demostrarlo.

Shandy, curioso. Bueno no tanto, los libros están esperando para ser leídos. Lo digo por el libro de Samaniego, El jardín de Venus.

Hace unos diez años me propuse escribir un poemario erótico-porno. Empecé para ello con documentarme un poco sobre poesía erótica y en esa búsqueda se cruzó el libro de Samaniego. Fue un descubrimiento esa otra faceta del conocido fabulista.

Después de un par de años terminé mi poemario, "Eyáculas" el cual me produce sonrojo. No por lo que dice, por lo mal que lo dice. Por lo difícil que me resultó escribir poesía erótica. De los cincuenta poemas se salvan cinco.

Tomás Rivero dijo...

Eva, ríe. Mejor la risa que un cahiporrazo con el... pisapapeles.

Tomás Rivero dijo...

La verdad, es que el objeto se puede usar hasta para cascar almendras.

Pero la interpretación que yo hice al ver la foto, es que ella lo esconde para que él no lo vea. El tipo acaba de entrar en la alcoba con un ramo de flores.

Saludos, Victor.

VICTOR GATO dijo...

JJJJJJ, puede ser.