jueves, 19 de julio de 2012

Vordes

Me corté con el borde azucarado de tu boca
y la sangre mordida entró en mi lengua
y mi lengua entró en tu cuerpo
abriendo los vordes azucarados
de tu carne
que se desdobló
crujiendo
sobre el tesón de mi tormenta.
Esa cálida densidad que sólo tienen las heridas
dándonos idea del placer.

2 comentarios:

ohma dijo...

Palabras de poeta, sensaciones universales.
Saludos

Tomás Rivero dijo...

Muy universal. Y con poeta dentro.

Saludos.