miércoles, 5 de septiembre de 2012

Lobo

Como un lobo, como un lobo,
como la belleza de un lobo
quemándome en las ascuas frías
de las cenizas de un tiempo
que jamás asumí.

Como un lobo, mi aullido estepario
soplando en las orejas del misterio,
mi colmillo de aire silbando
en los rostros, en las bocas repletas
de nevadas palabras.

Como un lobo negro y rojo
sensual y secreto tras lobas en celo:
la vieja semilla de la historia
o el definitivo y contundente
trascender de todos los versos.

10 comentarios:

Ángel Muñoz dijo...

me gustó, y mucho Tomás.

Tomás Rivero dijo...

Gracias, Ángel. Ando lobo de vieja estirpe. Diezmada mi manada, la soledad de la estepa es mía.

Un saludo.

Ojo Ciclico dijo...

¿Conoces la historia de Manuel Blanco Romasanta?

http://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Blanco_Romasanta

Y Nacho Vegas la canta:

http://youtu.be/SAQyHp4vprM

Ramón María Vadillo dijo...

Buenos versos, me gustaron.
Saludo

JosepMª dijo...

Hermano Lobo

Isolda dijo...

Tambiém me gusta el aullido estepario que se oye de lejos y suena triste y potente.
Besos siempre, Tomás, en rojo y negro.

Tomás Rivero dijo...

Ojo Cíclico, conocía la historia de Romasanta. La mía es mucho menos apasionada.

Un saludo.

Tomás Rivero dijo...

Ramón, bienvenido a estos "Folios", un saludo.

Tomás Rivero dijo...

Hermano.

Saludos, Josep.

Tomás Rivero dijo...

Isolda, un beso con aullido esta vez.

Más besos.