lunes, 10 de septiembre de 2012

Un poeta de otra tribu

Un poeta debe ser más útil
que ningún ciudadano de su tribu
-José Ángel Valente-


Al alba, cuando comienza el día,
amanece hermoso
un lunes crucial y sin sentido
que aparca en mí
y viene a darme
un golpe pequeño de paciencia,
al que yo añado
unas gotas de mi personal reserva
(lugar cerrado y protegido)
de oscuridad anónima y antigua
a la que me condena el hombre,
pues soy, amigo Valente,
un poeta de otra tribu.

Un poeta cultivando piojos
en corbatas de Parra,
con la suficiencia perfecta
para huir de posibles amigos
que vengan piadosos
a bendecir mi supuesto dolor.

10 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Grande, Tomás.

Un beso.

evarpicazo dijo...

a mi también me ha encantado.

besos

Ángel Muñoz dijo...

me gustó

Julia dijo...

Yo te doy un beso por escribir como escribes, gracias Tomás.

Isolda dijo...

Me ha encantado, Tomás.
Un beso, poeta de otra tribu.

Tomás Rivero dijo...

Un beso, igual de grande que Valente, Paloma.

Tomás Rivero dijo...

Eva, besos valientes, que no sé si tienen algo que ver con Valente. Tal vez sí. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Ángel, Valente ayuda, mucho.

Saludos.

Tomás Rivero dijo...

Gracias por tu beso, Julia. Un beso grande para ti.

Tomás Rivero dijo...

Un beso, Isolda.

En mi tribu somos pocos. Diezmo.