sábado, 18 de mayo de 2013

Di sílabas extrañas


Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas
................................................................
No dejes que tus labios hallen mis once letras.
-Roque Dalton-

Cuando sepas que he muerto
da mi nombre a otros
a otras cosas a otros animales
da mi nombre a quien lo quiera.
A ese hombre que te mira y sueña.

Para qué quiero yo mis once letras
sin un cuerpo que lo lleve lo module
le dé forma lo deforme lo ahorme
lo enaltezca
lo descomponga en ese otro amigo
que te miró mil veces.

Cuando sepas que he muerto
como un mago ante la magia
di sílabas extrañas
por ejemplo “Verto Samosi hágase otra luz”
o “Tomás Rivero no dejes de escribir”.

Cuando sepas que he muerto
deja mis camisas blancas junto a tu puerta.
Y perdóname por no saber mirar
allí donde guardabas tus cosas.

4 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Eres inmortal, y además por poeta genial, más. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Tengo seguro de vida, y si me muero no cobra nadie, pagarán a mis herederos con poemas anónimos. Un seguro cojonudo. Y que sea lo que dios quiera, dijo el incrédulo.

Un beso, Lola.

Shandy dijo...

¿Qué te parece el nombre de Tomás para una Estrella y el de Rivero para un Bosque y un Río? Serías memoria de luz, árboles, agua... Y yo te mandaría versos de sílabas extrañas en aviones y barquitos de papel.

Los nombres de los hombres y las cosas no existen sin unos labios que los pronuncien y los aman.

Es hermoso este poema y el deseo que expresas.

Tomás Rivero, un soplo de inmortalidad. Para que nunca dejes de escribir.

Besos

Tomás Rivero dijo...

Pues me parece muy bien tu propuesta, Shandy. Es un tanto atrevida. Pero de momento y mientras la autoridad lo discute, me pierdo en la ciudad, pateo una y otra vez, entre vino y vino, la calle Rua Nova, que dice que no es mi hora de placa.
Eres muy generosa pidiendo que se le ponga mi nombre y apellido, a bosques y ríos. Alguna estrella... memoria de luz y agua... y yo estaría allí para recibir sílabas extrañas y devolverte versos presurosos y tal vez no muy buenos:

"Hay un sonido, una palabra en el viento.
Saldré a pasear, a distraer tu recuerdo
en las cosas distintas o tal vez cotidianas.

Seguirás mirándome, lo sé,
y yo fingiré que no te veo,
que miro a un niño o a un pájaro.
Que veo en el cielo aviones de papel."

Aprendo a ser inmortal escribiendo. Nombrando.
Un beso, Shandy.