jueves, 15 de septiembre de 2011

Parangón

Me moriré solo como si en Paris
hubiese algún sospechoso aguacero
y le diré a César
handa macho lo que te estás perdiendo.
Quita la "h" tio,
quita la hache
protestará el cholo.
No puedo César, no puedo,
aparte de que me estoy muriendo,
me he quedado sordo.

3 comentarios:

tomas rivero dijo...

Nota Bene.

La hache es una letra muda: sorda, y alcahueta, del reino de los callados, que miran a través del ojo de la cerradura. Siempre.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Qué haremos con tantas letras y tantas haches, escribí ayer.
Beso, Tomás.

tomas rivero dijo...

Juntarlas hasta dar con la fórmula que nos haga eternos para siempre. Y la muerte nunca vendrá a buscarnos. Lo dice (la muerte) en "El lado oscuro del corazón".
Saludos, Sofía.